Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La vacunación bajo la mirada de la sociedad

La vacunación bajo la mirada de la sociedad

09/01/2003
4 min lectura

Compartir en:

Varios artículos publicados en distintos medios de Chile y del mundo, han dejado en evidencia una preocupación creciente de la población por los efectos secundarios que pueden tener las vacunas.

Existen distintas opiniones en ese sentido, desde los más escépticos, que quisieran terminar con los planes de vacunación obligatorios, hasta los que defienden la importancia de las vacunas en el control mundial de enfermedades.

El debate ha derivado en varias conclusiones. Por una parte, descartar las acusaciones sobre el efecto de algunos productos biológicos, que según estudios, no son tales. Y por otro lado, permitir la investigación y desarrollo de nuevas y mejores fórmulas para bajar la toxicidad que algunas vacunas de hecho tienen, y que, de acuerdo a los resultados, pueden ser reemplazadas por sucedáneos con menos efectos colaterales.

'No se está poniendo en duda la efectividad de las vacunas sino que más bien se está haciendo un balance entre la efectividad que tienen y los efectos secundarios que pueden producir', explica el Doctor Pablo Vial, Pediatra e Infectólogo de Clínica Alemana. 'Y eso hace que siempre se esté en una constante investigación para mejorar el producto. Eso es lo que se está revisando con mayor detalle, para hacer más seguras las vacunas que se administran hoy en día'.

El otro fenómeno que ha hecho que el tema de la vacunación se ponga sobre el tapete, a parte del tema de la seguridad, es que a alguna gente le parece que hay un exceso de vacunas en los niños. Según el Dr. Vial, esta percepción ocurre porque se han agregado nuevas vacunas al Programa de Vacunación de la Infancia y hay muchas otras enfermedades que tienen sus vacunas en perspectiva. 'Entonces la gente se pregunta hasta cuántas vacunas resiste un niño en el primer período de su vida. O si la acumulación de demasiadas de ellas pudiera producir un fenómeno que no esperamos o que no queremos', dice.


Al plan de vacunación universal que propone la Organización Mundial de la Salud se han ido agregando (ver recuadro) nuevas vacunas que controlan enfermedades como la hepatitis o la peste cristal. En total, son cuatro nuevas vacunas las que están siendo introducidas al mercado, pero sólo una parte de la población, la que puede pagarlas, es finalmente quien accede a ellas. Está en estudio la incorporación de estas nuevas vacunas en los planes de inmunización generales.

Descomponiendo las vacunas
Otro tema que ha preocupado bastante a la opinión pública es la existencia de sustancias peligrosas en vacunas que se administran a los menores de edad. De hecho existe una controversia con un componente, el Timerosal, que contiene mercurio. Esto, porque se descubrió que sumadas las cantidades de este compuesto orgánico presentes en las vacunas que se ponen durante el primer año de vida, se puede superar el máximo de exposición permitido. Lo grave de este hecho, es que un exceso de mercurio en la sangre de un niño, puede producir un daño en el Sistema Nervioso Central, que derive en problemas en el desarrollo neurológico.

La investigación en este tema ha sido intensa. Y hasta ahora todos los estudios han demostrado que el Timerosal no ha provocado ese tipo de daños en quienes han sido vacunados. Lo que sí pudo verificarse, es que la exposición al mercurio de las vacunas podría representar un riesgo para la salud. 'El caso fue tomado bastante en serio, y por eso hoy ya está bastante regulado, incluso en las etiquetas de los productos que indican la ausencia de Timerosal en la fórmula de las vacunas', explica el Dr. Pablo Vial.


Considerando estos antecedentes, como una medida precautoria, diversas instituciones norteamericanas, incluyendo la Food and Drugs Administration (FDA), National Institutes of Health (NIH), Center for Disease Control and Prevention (CDC) y Health Resources and Services Administration (HRSA) y la Academia Americana de Pediatría, recomendaron a las compañías farmacéuticas productoras de vacunas, eliminar o disminuir al mínimo el uso de Timerosal en vacunas, tan pronto como fuera posible.

Existen otras vacunas en las que el propio compuesto que se usa para vacunar, es un poco tóxico, o eventualmente podría producir reacciones secundarias. El más conocido, y a la vez el menos grave, es el de la BCG, vacuna que se pone en el recién nacido y en el escolar, que produce una úlcera en el brazo que deja una cicatriz. 'Todos estamos acostumbrados a ese efecto secundario. Es una vacuna que nosotros sabemos que brota, que produce una espinillita, un poco de pus y que más tarde deja una cicatriz', comenta el Doctor. 'Ahora, esa consecuencia es aceptada por la gente, pero tal vez más adelante, las exigencias del público pueden ser mucho mayores. Por el momento, la protección contra la tuberculosis es más importante que su efecto secundario'.


Un caso particular fue el que ocurrió en Inglaterra y Japón hace unos años atrás. Los padres de los recién nacidos, informados de la posibilidad de que sus hijos sufrieran un shock cardíaco, fiebre o convulsiones, con la vacuna Pertussis (contra la tos convulsiva), decidieron dejar de vacunar a los niños y correr además la voz entre la gente para detener la vacunación, cuyas tasas, de hecho disminuyeron de manera importante y miles de niños enfermaron de tos convulsiva. 'En este caso, la enfermedad tuvo mucho más daño secundario y muerte, que lo que puede tener la vacuna. Aquí es donde se produce el dilema típico: que riesgo estás tú dispuesto a correr frente a enfermedades que pueden causar la muerte de tus hijos', agrega el Doctor Vial.

Una nueva vacuna sin efectos secundarios, fue el resultado de esta verdadera crisis de tos convulsiva. En Chile esta nueva vacuna se utiliza de manera muy excepcional y en niños que hayan reaccionado mal a cualquiera de las cinco dosis de esta vacuna.

Informarse y actuar
Está claro que las vacunas son necesarias, y que sin ellas, los casos de enfermedades y muertes por enfermedades infecciosas aumentarían considerablemente. Esto ha quedado demostrado en experiencias como la de Inglaterra y Japón. Por eso es importante también para los padres tomar conciencia de las vacunas que están recibiendo sus hijos, los efectos que pueden tener y, en lo posible, llevar un registro de las que les han sido administradas y las enfermedades que han tenido.

'La mayoría de la gente sabe que existe un programa de vacunación para sus hijos pero no sabe cuáles son estas vacunas y contra qué está protegiéndolos. Y esa información es básica. Creo que hay que hacer un esfuerzo en la difusión de esta información para que cada vez haya más cultura con respecto a estos temas', dice el Dr. Vial. 'De esta manera las personas van a ser capaces de balancear lo que significa los efectos de una vacuna, versus los daños que puede provocar la enfermedad'.

En Chile la vacunación es obligatoria por ley. Porque además de los beneficios que trae para la persona, lo que se protege además es a la comunidad completa que puede verse expuesta a las enfermedades infecto contagiosas. Por eso, lo importante es informarse y saber que las vacunas han permitido controlar en el planeta, enfermedades tan dañinas como la Poliomelitis o la Viruela.