Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Hernia en el embarazo

Hernia en el embarazo

20/07/2006
1 min lectura

Compartir en:

Habitualmente, las hernias se presentan en la infancia, sin embargo, en ocasiones se manifiestan en la edad adulta al levantar objetos pesados en una mala posición o cuando hay un aumento de peso corporal, como ocurre durante el embarazo.

El doctor Ricardo von Muhlenbrock, ginecólogo de Clínica Alemana, explica que 'las hernias se producen cuando un segmento de la pared muscular que normalmente mantiene los órganos en su lugar se debilita y deja asomar alguna parte de un órgano'.

Existen tres tipos de hernias: umbilical, inguinal y quirúrgica. Durante el embarazo la más frecuente es la hernia umbilical, que muchas veces se manifiesta o diagnostica por primera vez en este periodo, sobre todo en la segunda mitad de la gestación, como consecuencia del crecimiento uterino.

El especialista sostiene que esta situación es consecuencia de un defecto anatómico del ombligo que viene desde la infancia y no tiene una relación directa con el tamaño del abdomen ni con el peso del recién nacido.

Generalmente, la hernia umbilical es asintomática, pero se puede apreciar un aumento de volumen del ombligo, o salida de un 'tumor' umbilical sobre todo frente a esfuerzos abdominales. Cuando son de mayor tamaño pueden producir dolor en la región umbilical o 'atascarse'.

Las hernias no son peligrosas, pero en ocasiones algunas de las estructuras dentro del abdomen, tales como los intestinos, pueden atorarse o torcerse dentro de la hernia y cortar su propio flujo sanguíneo.

Para evitar cualquier complicación, se recomienda que las embarazadas que presentan una hernia umbilical suban poco de peso durante este periodo y eviten los grandes esfuerzos o ejercicios abdominales.

Asimismo, si existe un dolor importante se indica una faja maternal (abdominal). En un número significativo de pacientes la hernia prácticamente desaparece en el periodo postparto y no requiere tratamiento posterior.

El pronóstico durante el embarazo es bastante bueno, no afecta la evolución normal de este proceso y habitualmente no requiere tratamiento quirúrgico. 'Es importante destacar que durante la gestación se debe evitar la cirugía ya que implica riesgos y una alta reincidencia de la hernia por el continuo 'estiramiento' de la pared abdominal que persiste en la gestación hasta el parto', afirma el ginecólogo.