Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La esclerosis múltiple no es curable, pero sí tratable

La esclerosis múltiple no es curable, pero sí tratable

01/07/2013
2 min lectura

Compartir en:

De repente se pierde la sensibilidad de una parte del cuerpo o se deja de ver por un ojo, lo que dura pocos días o semanas hasta desaparecer. Sin embargo, después de un tiempo (incluso meses),vuelve a suceder. Y así, los episodios se empiezan a repetir y comienzan a perjudicar la función motora. Si a esto sumamos que ocurren en personas de entre 20 y 30 años, se puede sospechar que se trata de esclerosis múltiple (EM), patología que, en Chile, afecta entre 12 y 15 personas por 100 mil habitantes, principalmente mujeres.

Esta es una enfermedad autoinmune, es decir, el cuerpo se ataca a sí mismo y, en este caso, el afectado es el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal). Las células del sistema inmune producen una inflamación en la vaina de mielina, que es la cubierta que protege las neuronas. Así, los nervios son dañados y los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen.

No se sabe qué la origina, pero se ha visto un aumento en países desarrollados y en vías de. “Se asume que influyen razones genéticas y factores ambientales, como cambios de hábito, comida, costumbres, etc. Por ejemplo, se pensaba que grupos indígenas estaban protegidos, pero como han adoptado costumbres más occidentales, han empezado a tenerla. Definitivamente, hay un factor ambiental muy fuerte”, afirma el doctor Jorge Barahona, neurólogo de la Clínica Alemana.

El especialista agrega que en Clínica Alemana se promueve la prevención a través del cambio de factores ambientales, con un estilo de vida sano, es decir, alimentación adecuada, actividad física, estar al aire libre, etc. Incluso, se receta el consumo de vitamina D, ya que se ha visto que quienes viven en áreas menos expuestas al sol, tienen más esclerosis múltiple, por lo que en algunos países nórdicos la administran de manera preventiva para evitar enfermedades autoinmunes.

Esta enfermedad empieza entre los 15 y 20 años, teniendo un peak entre los 25 y 30 años, aunque igual puede manifestarse después. Para el doctor Barahona el diagnóstico precoz es fundamental y si una persona joven tiene un síntoma neurológico, debe consultar.

El especialista dice que cuando una patología implica dolor, la persona consulta de inmediato, pero ante un cuadro deficitario o de baja de peso sin razón aparente, no se preocupa. Así, quien tiene una torpeza motora, piensa que durmió mal o espera que se le pase, por eso consultan tardíamente, cuando ya han tenido varios episodios. En Chile, la gente se demora, aproximadamente, menos de un año en preguntar después del primer síntoma. Sin embargo, actualmente, la población está más informada y se diagnostica y trata precozmente.

El tratamiento actual apunta a disminuir la presencia de los brotes y la discapacidad, es decir, el compromiso neurológico que se va acumulando. Consiste en regular el sistema inmune en diferentes escalas, según el nivel de la patología. En un principio se utilizan interferones, medicamentos que son inmunomoduladores, es decir, regulan la inmunidad, no la suprimen como los inmunosupresores, que son utilizados en etapas avanzadas, cuando se necesita algo más fuerte, pero con efectos colaterales.

Pero igual de importante es modificar los factores ambientales. “Así, se pueden obtener mejores resultados. Con una vida sana y positiva. Incluso, una mujer conesclerosismúltiplese puede embarazar y eso le hace bien. No es una enfermedad curable, pero sí tratable”, concluye el doctor Barahona.

Síntomas de la esclerosis múltiple

Parte con cualquier síntoma neurológico motor o sensitivo que desaparece a los pocos días o semanas, como:

             
  • Pérdida de visión de un ojo
  • Pérdida de la sensibilidad en una parte del cuerpo
  • Desequilibrio
  • Problemas de memoria
  • Luego, estos episodios se repiten y van dejando secuelas. La persona empieza a perder la función motora, alteración de la marcha, puede alterarse la visión, etc.