Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Las ventajas del bypass gástrico con cirugía robótica

Las ventajas del bypass gástrico con cirugía robótica

23/08/2014
1 min lectura

Compartir en:

 

Hace nueve meses, Juan Antonio Abollado pesaba 128 kilos y sufría de hipertensión, prediabetes y otros problemas asociados a su elevado peso. Considerando el riesgo que esto significaba para su salud, le efectuaron un bypass gástrico, cirugía para tratar la obesidad que consiste en reducir el tamaño del estómago. Desde entonces ha bajado 43 kilos y ya no necesita medicamentos para la diabetes ni la presión.


Así, este profesor de matemática de 45 años, se convirtió en uno de los trece primeros pacientes del Programa “Vivir Liviano” de Clínica Alemana que se han sometido a esta intervención con el robot Da Vinci, la tecnología más avanzada del mundo para efectuar cirugías mínimamente invasivas.

La operación fue realizada por el Dr. Cristián Cavalla, cirujano de abdomen, quien explica que la cirugía robótica permite realizar uniones intestinales con mayor precisión que la cirugía laparoscópica, lo que entrega mayor seguridad a los pacientes. “Además, como es un procedimiento mínimamente invasivo, el tiempo de recuperación es menor y el resultado estético mejor”, asegura.

Esta operación, en general, está indicada en tres casos: personas con obesidad mórbida (IMC mayor a 40); portadores de diabetes mellitus tipo 2 con menos de 10 años de diagnóstico; y pacientes con reflujo gastroesofágico debido a intervenciones gástricas previas.

¿Cómo se realiza esta cirugía?
La cirugía de bypass gástrico consiste en la confección de un pequeño reservorio gástrico y su conexión con la porción más próxima del intestino delgado. Para ello, los brazos articulados del robot Da Vinci, controlados a distancia por el cirujano desde una consola, introducen pequeños y finos instrumentos quirúrgicos al abdomen, a través de pequeñas incisiones


Al quedar el estómago más pequeño, la cantidad de comida que es capaz de recibir es menor, lo que produce saciedad en forma rápida. Además, la conexión hacia el intestino delgado disminuye la absorción de calorías, atenúa la diabetes y mejora el reflujo gastroesofágico.

La operación tiene una duración aproximada de dos a tres horas y requiere de dos noches de hospitalización. Luego, se debe realizar reposo por diez días, seguir una dieta especial por un mes, tomar suplementos vitamínicos y asistir a controles regulares con el nutriólogo y cirujano. Todo este proceso está a cargo del equipo multidisciplinario del Programa para la Obesidad de Clínica Alemana “Vivir Liviano”.

E-mail: vivirliviano@alemana.cl