Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Reducción  mamaria :  un tema  de  salud

Reducción mamaria : un tema de salud

16/11/2014
2 min lectura

Compartir en:

Para muchas mujeres, tener mamas de gran tamaño no solo es un problema estético, sino que se convierte en un asunto de salud, ya que el exceso de peso en esta zona suele causarles dolor de cuello y espalda, además de dificultad para realizar ejercicio y a veces, incluso, deformidades en la columna.

Para ellas, la cirugía de reducción mamaria puede ser una solución definitiva, ya que ayuda a recuperar firmeza y a aliviar el peso de las mamas en los hombros, cuello y espalda.

Esto se realiza a través de técnicas que permiten disminuir el tamaño de las mamas y, en la mayoría de los casos, también levantarlas (mastopexia). Dependiendo de cada caso, se pueden extraer desde algunos gramos hasta kilos por mama.


¿En qué consiste la cirugía?
La técnica que se utiliza en cada caso es distinta dependiendo del tamaño de las mamas. Cuando se realiza una reducción muy pequeña, basta con incisiones alrededor de la areola (periareolar). En cambio, si es moderada, es necesario efectuar incisiones verticales (entre borde inferior de la areola y surco submamario).

En casos de reducciones mayores, se requieren tres incisiones: una alrededor de la areola, otra que va en forma vertical desde la areola al surco submamario y una horizontal en el mismo surco, lo que deja una cicatriz en forma de ancla.

Una vez extraído el tejido mamario excedente, se reubica la areola, la que incluso se puede dejar más pequeña. El procedimiento se realiza con anestesia general.


Principales dudas

  • ¿Disminuye la sensibilidad de las mamas? Generalmente, se mantiene en forma normal, sin embargo, a veces esto puede ocurrir de manera transitoria y, en casos muy raros, puede producirse insensibilidad permanente.

  • ¿Cómo queda la cicatriz? Aunque los casos de mala cicatrización son muy pocos, es recomendable realizar un adecuado y precoz manejo preventivo mediante sistemas compresivos. Así disminuye el riesgo de presentar queloides o cicatriz hipertrófica.

  • ¿Afecta la lactancia? Generalmente, se conservan parcialmente los conductos galactóforos, que son los que llevan la leche de la glándula al exterior, por lo tanto, es posible amamantar. Sin embargo, hay casos en que la lactancia no es posible, sobre todo cuando se realizan reducciones de mayor volumen.

Luego de la cirugía, la paciente permanece uno a dos días hospitalizada. Se utilizan analgésicos para evitar el dolor postoperatorio.
Después debe estar en su casa con restricción de actividad entre una semana y 10 días.

Unidad de cirugía plástica y estética
Teléfono: (2) 2210 1446


Este artículo ser realizó con la colaboración del doctor Patricio Léniz, jefe de la Unidad de Cirugía Plástica y Estética de Clínica Alemana.