Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Andrew Huntley: la cirugía que hizo desaparecer su diabetes

Andrew Huntley: la cirugía que hizo desaparecer su diabetes

02/06/2015
1 min lectura

Compartir en:

“Al principio no me di cuenta, porque la diabetes es una enfermedad silenciosa, así que no afectaba mi vida. Solo dos meses antes del diagnóstico -en agosto de 2013- comencé a sentirme mal, tenía problemas para dormir, andaba muy cansado, con sed todo el día”, cuenta Andrew Huntley, 41 años, quien en agosto del año pasado fue sometido a una cirugía robótica para manejar esta patología.

La doctora Carolina González Zenteno, nutrióloga tratante, cuenta que su diabetes era tipo 2 y se presentó con mucha sintomatología y con la glicemia muy alta, por lo que fue necesario iniciar inmediatamente el tratamiento con insulina, la que debía inyectarse diariamente, además de tomar otros fármacos orales.

Luego de varios exámenes, el equipo médico del Programa Vivir Liviano del Centro de Obesidad de Clínica Alemana le planteó la posibilidad de efectuar una cirugía metabólica, intervención quirúrgica digestiva que busca atenuar y controlar enfermedades como la diabetes mellitus.

¿En qué consiste?

El Dr. Cristián Cavalla, cirujano de este programa, explica que la intervención consiste en un bypass gástrico que, a diferencia del que se realiza para la obesidad, tiene algunas modificaciones que impiden que la persona adelgace demasiado pues su objetivo principal es controlar la diabetes.

“Los estudios muestran que cuando los pacientes cumplen con los criterios para realizarse esta intervención -tener diabetes mellitus tipo 2 desde hace menos de 10 años, ser menor de 55 años, entre varios otros- , la enfermedad desaparece en el 80 a 85% de los casos y en el 15 a 20% se atenúa, lo que permite reducir la cantidad de medicamentos”, precisa el especialista.

“A los 10 días ya me sentía muy bien y pude volver al trabajo”.

Un cambio radical

El miércoles 6 de agosto, Andrew ingresó a pabellón y el viernes en la tarde le dieron de alta. “A los 10 días ya me sentía muy bien y pude volver al trabajo”, asegura.

Su rápida recuperación se debió en gran parte a la utilización del robot Da Vinci, tecnología mínimamente invasiva de última generación que permite mayor precisión al operar y hospitalizaciones más cortas. Al respecto, el Dr. Marcelo Orvieto, jefe del Equipo de Cirugía Robótica de Clínica Alemana explica que es precisamente en cirugías mínimamente invasivas complejas –como el bypass gástrico- donde la precisión y delicadeza de movimientos del robot se hacen más evidentes.

Andrew una vez operado, dejó inmediatamente de necesitar la insulina y todos los otros medicamentos que usaba para la diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión arterial e hiperuricemia. “Cuatro meses después de la cirugía, sus parámetros de laboratorio estaban completamente normales”, afirma la Dra. González.

“Ahora estoy muy contento. Cumplí la meta de peso que nos propusimos, mis exámenes de sangre salen muy buenos, los niveles de azúcar están totalmente controlados y mis glicemias, normales. Creo que tomé la opción correcta, fue incluso mejor de lo que esperaba”, concluye Andrew.