Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cómo mejorar la defensa de sus hijos ante enfermedades

Cómo mejorar la defensa de sus hijos ante enfermedades

01/03/2015
2 min lectura

Compartir en:

En un invierno que ha sido bastante lluvioso, las infecciones respiratorias agudas no han dejado de ser indeseables invitadas en la salud de la población. Y quienes pasan más susto son las madres de los niños, particularmente de los más pequeños, los que son afectados por diversos agentes patógenos.

 

¿Es bueno, desde el punto de vista del desarrollo de la inmunidad infantil, aumentar las medidas de precaución al máximo y evitar casi todo tipo de contacto con el entorno?

La respuesta a esta pregunta va a depender de si el niño tiene algún factor de riesgo especial para desarrollar infecciones graves, como por ejemplo ser prematuro o lactante menor, entre otros. Si es un lactante mayor, escolar o preescolar, sin dichas variables asociadas, lo mejor es no aislarlo.

 

Así lo explica la doctora Marcela Llorente, pediatra e inmunóloga infantil de Clínica Alemana, quien destaca que es necesario que los menores enfrenten a los agentes infecciosos con sus mecanismos naturales de defensa para que puedan desarrollar células memorias que, a futuro, les permitan generar una respuesta inmune que destruya a esos microbios.

 

'Es importante recordar que el sistema inmune de los lactantes ha tenido escaso contacto con gérmenes al momento de nacer, por lo que debe desarrollar una respuesta inmune nueva con cada agente, generando una memoria inmunológica que lo protegerá frente a eventuales reinfecciones', puntualiza la especialista.

 

Al respecto, la doctora Llorente argumenta que 'el sistema inmune es un sistema inmaduro al momento de nacer y demora varios años en alcanzar su función plena. Es por esto que es esperable tener hasta seis a ocho infecciones respiratorias altas anuales, de evolución no complicada, durante los primeros 3 a 5 años de vida'.

 

Claro, que es difícil precisar cuál es la frecuencia normal de enfermedades que puede sufrir cada niño.

 

'Hay diversos factores de riesgo que aumentan la frecuencia de las infecciones en los niños. Destacan la exposición a múltiples agentes infecciosos por asistir a sala cuna, tener hermanos que asistan al colegio y el tabaquismo intradomiciliario, entre otros. Es por esto que es muy difícil definir qué cantidad de infecciones son anormales para un determinado niño', manifiesta la pediatra.

El rol de las vacunas
La necesaria exposición natural de los bebés a los agentes patógenos no es el único estímulo a su desarrollo inmune. También están las vacunas, preparaciones antigénicas específicas, sobre la base de moléculas de agentes infecciosos o gérmenes inactivados que están desarrolladas para generar una respuesta inmune que se proyecte en el tiempo.

 

'De hecho el objetivo del calendario de vacunación es precisamente originar una respuesta inmune de memoria para los gérmenes más riesgosos sin que los niños tengan que sufrir la infección. Las vacunas tienen el objetivo de prevenir infecciones graves, pero no están destinadas a evitar infecciones banales, como son por ejemplo los rinovirus, que causan la mayoría de las rinofaringitis de nuestros niños', explica la doctora Llorente.

 

En suma, la especialista reitera que por todas estas razones es esperable que los niños sufran un mayor número de infecciones durante los primeros años de vida, lo cual permitirá a su sistema inmune entrenarse para evitar futuras reinfecciones.

 

'La labor del pediatra concluye la doctora Llorente- es vigilar el normal desarrollo del niño, prevenir por medio de medidas ambientales y vacunación, y, además, apoyar con medicamentos si hay una infección de mayor severidad'.