Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Día Mundial del Sueño: Dormir bien es un sueño posible

Día Mundial del Sueño: Dormir bien es un sueño posible

14/03/2016
1 min lectura

Compartir en:

El Día del Sueño es un evento anual patrocinado por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño que se conmemora este año el día 18 de marzo. Con el slogan “Dormir bien es un sueño posible” busca sensibilizar sobre la existencia de estos trastornos e informar que la mayoría tiene tratamiento médico.

La doctora Victoria Mery, neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Alemana, explica que “Un buen dormir, se caracteriza por amanecer fresco y descansado al día siguiente”.

Tener un sueño reparador es vital para poder producir y realizar las actividades diarias, de lo contrario el cuerpo se enferma y colapsa. “Dormir es una actividad vital para el ser humano y uno de los tres pilares necesarios para mantener una buena salud, junto con una dieta balanceada y realizar ejercicio de manera regular”, explica la neuróloga.

El mal dormir tiene consecuencias físicas y psicológicas, a corto y largo plazo.

Epidemia de trastornos del sueño

Según cifras de la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, solo un tercio de la población mundial busca ayuda médica para prevenir y tratar algunas de las patologías relacionadas con el mal dormir.

“La privación del sueño es la epidemia de este siglo, debido a que la misma sociedad estimula a que las personas sean más productivas, lo que las lleva a ocupar, erróneamente, las horas destinadas a dormir para continuar trabajando”, sostiene la especialista.

Las patologías relacionadas con la privación de sueño son cerca de 100. Entre las más comunes son:

  • Apnea obstructiva del sueño.
  • Insomnio.
  • Trastornos del ciclo circadiano.
  • Enuresis.
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Parálisis del sueño.
  • Sonambulismo.

El mal dormir tiene consecuencias físicas y psicológicas, a corto y largo plazo. Por ejemplo, al día siguiente se presentan dificultades de concentración, atención y memoria, además de cansancio, irritabilidad, mal rendimiento laboral y académico, falta de energía, dolor de cabeza, ansiedad, fatiga, somnolencia, entre otras.

Recomendaciones para un sueño reparador

  • Crear un ambiente propicio. El dormitorio debe estar con temperatura agradable y evitar el exceso de luz en su interior.
  • Utilizar ropa de cama y un pijama adecuados según el clima.
  • Reservar el dormitorio solo para dormir. No ver televisión ni usar el computador o cualquier aparato electrónico.
  • Generar una rutina que ayude al organismo a relajarse y prepararse para conciliar el sueño.
  • Comer liviano. Evitar ingerir alcohol, bebidas con cafeína y comidas pesadas o en exceso.

Centro del Sueño