Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

René Joglar y el procedimiento cardiaco que le cambió la vida

René Joglar y el procedimiento cardiaco que le cambió la vida

21/08/2017
2 min lectura

Compartir en:

Hace más diez años, René Joglar tuvo que iniciar un tratamiento con anticoagulantes debido a una fibrilación auricular no valvular, patología que causó la muerte de su papá y abuela paterna, y casi le cuesta la vida a él también.

Esta enfermedad aumenta el riesgo de generar coágulos y eso es lo que le pasó a René, quien tuvo un ataque cerebrovascular isquémico, es decir, un trombo salió de su corazón, llegó al cerebro y produjo la oclusión (embolia) de una arteria. Él consultó a tiempo, fue tratado y quedó sin secuelas.

Considerando todo esto, el tratamiento indicado fue terapia con anticoagulantes de por vida, para disminuir las probabilidades de que le vuelva a dar una embolia.

Sin embargo, esto también conlleva el riesgo de que se produzca una hemorragia en caso de accidente o herida. Precisamente, así le ocurrió a René hace un año: “Me caí de una escalera y me pegué en la cabeza, como estaba con anticoagulantes, se me produjo un hematoma subdural, que no se me pasaba y me daba un dolor muy fuerte. Me hicieron exámenes y detectaron que estaba creciendo, así que me operaron para descomprimir la presión intracraneana”, cuenta este arquitecto de 60 años y padre de diez hijos.

En este caso, no podíamos reiniciar el tratamiento anticoagulante porque podía darle una hemorragia, pero si no lo hacíamos, podría producirse otra embolia.

El doctor Christian Dauvergne, jefe del Servicio Laboratorio de Hemodinamia de Clínica Alemana, explica que “en este caso, no podíamos reiniciar el tratamiento anticoagulante porque podía darle una hemorragia, pero si no lo hacíamos, podría producirse otra embolia. Por eso optamos por realizar un cierre de la orejuela izquierda, procedimiento que disminuye las posibilidades de embolias en pacientes de alto riesgo de sangramiento por tratamiento anticoagulante”.

Cierre de orejuela izquierda

La orejuela es un apéndice de la aurícula izquierda donde la sangre se estanca y se producen el 90% de embolias por fibrilación auricular. Para disminuir el riesgo de que esto ocurra, se instala un dispositivo que obstruye esta estructura, así se evita que los coágulos que se forman ahí lleguen a la circulación.

El dispositivo utilizado en Chile es fabricado con nitinol. Se introduce a través de un catéter por vía femoral hasta llegar a la aurícula derecha del corazón y luego se pasa a la izquierda, a través de una perforación que se realiza con una aguja, en el tabique que separa a ambas cavidades. Desde ahí se avanza hasta la orejuela y se instala el dispositivo. “Se hace con apoyo cardiográfico (examen de imágenes), que es muy importante, porque permite determinar la posición y saber que lo colocamos donde corresponde. El procedimiento dura 40 minutos aproximadamente, se realiza con sedación y el paciente queda hospitalizado por un día como medida de precaución”, explica el especialista.

El dispositivo queda para siempre. Durante el primer mes, las células lo cubren -proceso llamado endotelización-, así la parte metálica ya no entra en contacto con la sangre. En este periodo, el paciente debe tomar antiagregantes plaquetarios o anticoagulantes. Luego, no necesita cuidados extras.

René cuenta que la vida le cambió por completo: “¡Estoy feliz! Tomo menos remedios y me siento tranquilo, no tengo ese miedo permanente de que en cualquier momento me puedo caer y desangrar, o que si hago algún deporte, podría romperme un dedo y tendría que ir a la clínica, con un riesgo súper grande. Ahora no hay síntomas, hago deporte, me hice los exámenes y estoy perfecto”, afirma.

Departamento de Cardiología