Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Vacaciones: ojo con estos accidentes de verano

Vacaciones: ojo con estos accidentes de verano

16/12/2015
2 min lectura

Compartir en:

Llega el verano y junto con esto, surgen panoramas enla playa, el campo o la piscina. Para disfrutar sin contratiempos de estos días, es conveniente tener presente algunas medidas y así evitar los indeseados accidentes.

El exceso de sol puede generar una insolación que, además de ser bastante incómoda, genera un daño acumulativo que puede provocar cáncer de piel.

Asfixia por inmersión

Para evitar estos accidentes, los principales esfuerzos deben estar dirigidos a tomar todas las medidas de prevención pertinentes. Los más pequeños no deben nunca estar sin la supervisión de un adulto mientras juegan en las piscinas ni tampoco cuando se bañan en la tina. También debe vigilarse a los niños mayores que tienen algún tipo de discapacidad o enfermedad que pueda llevarlos en algún momento a perder el control de sus movimientos.

Para evitar este tipo de incidentes es fundamental colocar rejas alrededor de la piscina, las cuales debieran tener al menos 1,50 mt de altura con barrotes separados por 15 cm. como máximo, para que el niño no pueda pasar la cabeza. La puerta se debe abrir hacia fuera, con un dispositivo de cierre automático y cerradura.

En caso de que llegue a ocurrir un hecho de este tipo, hay que evaluar siel niño se mueve, respira otiene pulso, si no lo hace, hay que pedir ayuda y comenzarinmediatamente la reanimación cardiopulmonar,RCP, a un ritmo de 30 compresionesy 2 ventilaciones, por5 ciclos o 2 minutos. Luego hay quereevaluarsi respira y si tiene pulso, ponerloen posición de rescate, en decúbito lateral, y abrigarlo para trasladarlo a un centro asistencial. Si continúa sin respirar y sin pulso, se debeinsistir con la RCP hasta que llegue ayuda.

Como la mayoría de las víctimas fallece antes de llegar a Urgencias, es muy importante que los adultos a cargo de niños sepan primeros auxilios y las técnicas de resucitación cardiopulmonar.

Insolación

En la playa o piscina, la persona generalmente no se da cuenta de que está siendo víctima de los rayos solares. Recién después de varias horas comienza a sentir los primeros malestares, los cuales alcanzan su curva más alta al segundo y tercer día, cuando apenas se puede mover.

Para evitar este episodio, conocido como insolación, es importante aplicar filtro solar contra radiación UVA y UVB, con factor de protección igual o mayor a 30, cada 20 minutos antes de exponerse al sol, y luegocada dos horas. Además, se debe evitar la exposición solar entre las 11:00 y 16:00 hrs. Una medida importante para cuidar la piel es usar quitasol en playas y piscinas.

En caso de insolación, los primeros auxilios consisten en aplicar compresas frías en las zonas afectadas, dar líquidos abundantes para evitar la deshidratación que suele acompañar este cuadro, yadministrar un analgésico por vía oral, con lasdosis y frecuencia recomendadas por elmédico. Se debeevitar el uso de ungüentos o pomadas caseras no recomendados por un especialista, ya que pueden contaminar la piel y producir una infección.

Hay que evitar este tipo de episodios de insolación, no solo por los malestares mencionados, sino tambiénporque el daño del sol es acumulativo y puede desencadenar un cáncer de piel.

Cuidado con la electricidad

En caso de electrocutamiento, lo primero es cortar la energía. Si no es posible, se debe utilizar un elemento no conductor como una frazada osoga que permita alejar a la personade la corriente. No hay que tomarladirectamente, ya que quien lo intente se transformará en otra víctima debido a la conducción de la energía a través del cuerpo.

Luego de esto, es importante evaluar al afectado. Si no respira o no tiene pulso, se debe iniciarRCP (cinco ciclos de 30 compresiones por 2 ventilaciones)y solicitar ayuda para seguir, no detener la RCP hasta que sea atendido por personal especializado.

Si el paciente respira y tiene pulso, tranquilizarlo y llevarlo a la brevedad a un centro asistencial.

Este artículo se realizó con la colaboración de Ana María Luckacs, enfermera del Departamento deUrgencia Escolar de Clínica Alemana.