Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Un PAP alterado y las lesiones premalignas

Un PAP alterado y las lesiones premalignas

22/07/2019
3 min lectura

Compartir en:

Mientras antes se detecten más sencillo y efectivo será el tratamiento y la posibilidad de frenar los efectos secundarios.

El Papanicolau (examen conocido como PAP) se lo deben realizar todas las mujeres que ya han iniciado su vida sexual. Su periodicidad es una vez al año.

Aproximadamente el 1% de todas las mujeres que se lo realiza puede arrojar PAP alterado. De todas estas, solo un pequeño porcentaje corresponde a cáncer del cuello del útero. “La gran mayoría son  lesiones, conocidas como pre-cancerosas, que si son tratadas se llega a eliminar la posibilidad de que sigan progresando y se conviertan en una lesión maligna”, explica el dr. Marcelo González, jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología de Clínica Alemana.

Mientras antes se descubran las distintas lesiones que pueden afectar el cuello uterino, más sencillo y efectivo será el tratamiento.

¿Qué es el Papanicolau o PAP?

Es un estudio citológico para identificar cambios en el cuello uterino lo que ayuda a pesquisar en forma oportuna las células lesionadas que pudiesen conducir al desarrollo del cáncer. “Con el PAP no se obtiene un diagnóstico, el examen sirve  para advertir si algo no está normal, lo que es suficiente para no correr el riesgo de verse afectada por un cáncer”, explica el ginecólogo, Marcelo González.

Es un examen sencillo, que toma pocos minutos. Se realiza insertando un espéculo en la vagina, con el fin de separar sus paredes y poder ver el cuello uterino. Una vez a la vista, con una espátula y un pequeño cepillo se obtienen muestras de estas células, las que se envían al laboratorio para su estudio al microscopio.

¿Se necesita alguna preparación previa al PAP?

Se recomienda:

  •  No programar el examen de Papanicolau durante el periodo menstrual.
  • No efectuar lavados vaginales ni tener relaciones sexuales por 48 horas antes del examen.
  • No usar tampones, espumas anticonceptivas, geles u otras cremas o medicinas vaginales por 48 horas antes de la prueba.

¿Qué sucede cuando el examen está alterado?

Tras un PAP positivo o alterado se debe buscar la razón la que puede ser una simple inflamación del cuello del útero (cervicitis) o una alteración de las células conocida como neoplasia intraepitelial (NIE).

Exámenes cuando el PAP está alterado

Si en una prueba de PAP se detectan cambios en las células, el siguiente paso es realizar una colposcopía y, si es necesario, una biopsia.

La colposcopía es un procedimiento en el cual se utiliza un microscopio, llamado colposcopio para examinar la vagina y el cuello del útero de una manera amplificada. En caso de existir una zona sospechosa de alguna lesión, se extrae una muestra para biopsia, la que es analizada por un médico patólogo, quien emite el informe definitivo.

La gran mayoría de las lesiones que se detectan son lesiones del epitelio del cuello uterino también conocidas como premalignas o precancerosas, es decir, comprometen los epitelios del cuello uterino y son superficiales. Ello, no significa que no deban ser tratadas.

Tipos de LIE

Estas lesiones conocidas como LIE o Lesión Intraepitelial (LIE) se clasifican en tres tipos: leve (I), moderada (II) y severa (III). Las dos últimas por efecto del tiempo y la conjunción de otros factores como el cigarrillo o una inmunodepresión pueden derivar en un cáncer.

Según explica el doctor Marcelo González, “las LIE no presentan síntomas que haga sospechar su presencia. Algunas, pueden presentar como síntoma un goteo de sangre luego de una relación sexual, pero como muchas enfermedades ginecológicas dan el mismo síntoma”.

Tratamientos de una LIE

Hay varios procedimientos terapéuticos para tratar una LIE en cualquiera de sus tres etapas y son efectivos en un alto porcentaje de los casos. En las LIE leves se busca destruir las células alteradas con métodos ablativos conocidos como crioterapia (congelamiento de las células), electrofulguración (se las quema) o uso del láser.

En el caso de las LIE II y III, se debe asegurar, explica el doctor González que se extirpe todo el tejido alterado del cuello, por lo que se recomienda realizar una intervención quirúrgica conocida como conización. Este procedimiento además permite descartar la presencia de un cáncerinvasor inadvertido.

Posibles efectos secundarios

Estos procedimientos tienen sus efectos molestos. Tras una crioterapia se elimina flujo vaginal abundante por espacio de dos semanas y algunas veces se puede infectar. La electrofulguración, en tanto, puede ser dolorosa.

La conización presenta como problemas más frecuentes y riesgosos la hemorragia porque se trata del cuello uterino zona con mucho tejido sanguíneo. Además, puede tener efectos en la fertilidad futura de la mujer ya que el cuello del útero puede quedar más corto, lo que puede dificultar la correcta función de los espermios en su camino a la fecundación.

También, se podrían complicar los embarazos posteriores ya sea por aumentar el riesgo de que se produzca una pérdida, un parto prematuro(por un cuello uterino corto que se dilata fácilmente antes de tiempo) o una cesárea (por un cuello uterino que puede quedar rígido y no dilatarse por la cicatriz del cono).

Virus Papiloma y PAP

Las mujeres que han recibido la vacuna contra el virus papiloma deben realizarse el PAP. El número de virus papiloma que pueden afectar el cuello del útero son muchos. Las distintas vacunas para el virus papiloma protegen solamente contra los tipos más frecuentes. Por lo tanto, es muy importante que las mujeres continúen haciéndose las pruebas de Papanicolau, incluso después de haber sido vacunadas.

Más que hacer el diagnóstico de cáncer cérvico uterino, es mejor prevenir la aparición de lesiones mediante una vida saludable, sin el hábito de fumar y detectar precozmente las lesiones precancerosas con la consulta al ginecólogo y la realización del examen PAP.

Departamento de Obstetricia y Ginecología.