Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Cáncer de piel: Un mal que crece

Cáncer de piel: Un mal que crece

12/02/2003
3 min lectura

Compartir en:

En 1990 se registraron 141 muertes por cáncer de piel en Chile, 11 años después las víctimas ya ascendían a 248. Estas cifras del Departamento de Estadísticas del Ministerio de Salud (MINSAL) dejan en evidencia que el agujero en la capa de ozono sumado a la moda del bronceado han tenido efectos directos en la piel de los chilenos.

Los casos fatales son sólo una pequeña porción de los afectados por esta patología, ya que el cáncer de piel es el menos agresivo de todos los tumores malignos. Sin embargo, como su frecuencia es tan alta -50% de todos los cánceres-, el costo que tiene detectarlo y tratarlo para cualquier sistema de salud es muy elevado.

De acuerdo con el doctor Raúl Cabrera, dermatólogo de Clínica Alemana y presidente de la Sociedad Chilena de Dermatología, 'si en este momento se pusiera a todos los dermatólogos del país a detectar todas las lesiones precancerosas y cánceres de piel, probablemente no daríamos abasto.

El problema es más grande que la capacidad médica, por lo que es fundamental que se adopten medidas para prevenir la situación. Esto hay que hacerlo educando al público, a través de campañas que se difundan en los medios de comunicación'.

Junto con tomar medidas de prevención para protegerse de los rayos ultravioletas del sol -que están directamente relacionados con el surgimiento de esta patología-, se aconseja que las personas estén atentas ante la aparición de cualquier pigmentación súbita o extraña en alguna zona de su piel, para de esta forma, hacer un diagnóstico precoz y tratarlo a tiempo.

El cáncer de piel puede manifestarse de diversas formas: como una mancha que cambia de color, una úlcera en la piel que no cierra, una cicatriz o simplemente como una mancha rosada o incluso azul. 'Si cualquiera de estas lesiones permanece incólume por más de un mes sin explicación (traumatismo o infección), es cáncer hasta que se demuestre lo contrario', afirma el especialista.

Existen varios tipos de cáncer de piel: el basocelular, que tiene la apariencia de una herida que no cicatriza; el de células escamosas o espinocelular, y el melanoma maligno, que es el más agresivo. 'Por cada 25 tumores basocelulares, se encuentra cinco espinocelulares y un melanoma maligno, por lo tanto, la frecuencia de un melanoma del total de cáncer de piel es de un 2 a 3%', afirma el dermatólogo.

Muchas veces se le resta importancia al cáncer de piel porque es muy poco agresivo y sus posibilidades de resultar fatal son más bien bajas. Sin embargo, el riesgo existe y debe tenerse presente.

'Es cierto que la gran mayoría de los carcinomas de piel tiene un crecimiento epidermotrópico, sin embargo, de un millón de casos de carcinomas basocelulares uno se disemina hacia un órgano interno, y cuando se trata de melanomas malignos en etapa avanzada un 100% deriva en una metástasis', afirma el doctor Cabrera.

Detección y ataque

Aunque es asintomático, el cáncer de piel es el único tumor maligno que siempre está a la vista y, por lo tanto, debería ser el más fácil de diagnosticar, pero lamentablemente muchas veces se detecta demasiado tarde porque la gente no le da importancia y no consulta a tiempo.

Zona H

En general, las lesiones tumorales de la piel son más frecuentes en el tronco (pecho, abdomen y espalda), las orejas y la cara, cuyas zonas más vulnerables forman una H: la zona horizontal pasa por los ojos, nariz y labio superior, y las barras verticales por los costados de las mejillas.

Según el doctor Cabrera 'en un 95% de los casos el tumor de la piel está a la vista, por lo tanto, es importante que las personas estén atentas y se autoexaminen, por ejemplo, luego de la ducha, con un espejo que les permita ver zonas como la espalda'.

Es fundamental que ante una lesión sospechosa el médico indague en la historia clínica del paciente, para ver la evolución de este nuevo lunar o marca. Luego se realiza un examen dermatoscópico, a través de un instrumento que permite ver la zona amplificada. Si con esto no se logra despejar la sospecha, se efectúa una biopsia, que es el único examen que puede dar un veredicto definitivo. Si se trata de cáncer habrá que recurrir a una cirugía para extirparlo.

Es fundamental que este proceso sea realizado por un especialista en la materia, porque de lo contrario es muy probable que los resultados no sean satisfactorios: 'Esto es como apuntar con una escopeta; si se tiene el objetivo en la mira, todos los resultados del tratamiento al disparar van a ser efectivos, pero si la biopsia fue mal tomada y no es representativa, toda la arquitectura del tratamiento anda mal', afirma el doctor Cabrera.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que durante 2003 se diagnosticarán aproximadamente 1 millón de casos nuevos de carcinoma basocelular o de carcinoma de células escamosas y cerca de 54.200 nuevos casos de melanoma maligno. También se pronostica que el cáncer de piel le costará la vida a alrededor 9.800 estadounidenses.