Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Narcolepsia: Cuando el sueño invade la vida

Narcolepsia: Cuando el sueño invade la vida

28/01/2003
2 min lectura

Compartir en:

Quedarse dormido en medio de una reunión o caerse abruptamente mientras se va caminando, pueden parecer situaciones un poco ridículas y hasta cómicas.

Sin embargo, hay personas que sufren habitualmente este tipo accidentes, teniendo que vivir día a día con una sensación de vulnerabilidad porque no saben cuándo ni dónde les puede ocurrir.

Se trata de la narcolepsia, un trastorno del sueño caracterizado por somnolencia excesiva durante el día, con ataques de sueño y episodios de brusca debilidad muscular gatillado por emociones. Es una condición neurológica crónica, con anormalidades de la fase REM (sueño de movimientos oculares rápidos), explica la doctora Mónica González, neuróloga de Clínica Alemana, especialista en trastornos del sueño.

Este trastorno afecta a uno de cada 2.000 individuos, principalmente hombres, suele aparecer durante la segunda década de vida y se mantiene en la adultez. Si bien es posible tratarla para que no se presenten síntomas, no hay nada que ataque sus causas.

El doctor Marcos Manríquez, neurólogo infantil de Clínica Alemana, cuenta el caso de un paciente que presenta un grado extremo de narcolepsia: 'El diagnóstico se realizó a los 16 años, luego de un accidente que ocurrió porque iba manejando y se quedó dormido.

Debido a esto, comenzamos a estudiar las causas y él contó que últimamente estaba sufriendo con frecuencia episodios bruscos de sueño. Por ejemplo, a veces estaba hablando por teléfono y se quedaba dormido'.

Actualmente este joven tiene 25 años y logra sobrellevar su enfermedad tomando nueve pastillas diarias, lo que se traduce en cerca de 300 mil pesos mensuales en medicamentos.

Diversos estudios han demostrado que la narcolepsia es genéticamente heredada, pero esto no es determinante, ya que se ha visto que es necesaria la existencia de algún factor externo que la gatille. Sin embargo, aún no está identificado cuáles pueden ser estos elementos desencadenantes.

De acuerdo con el doctor Manríquez, los últimos estudios han demostrado que este trastorno se produce por una disfunción de algunas neuronas que están en la parte posterior del hipotálamo y que producen un neuropéptido llamado orexina, que actuaría al nivel del tronco cerebral.

Principales manifestaciones
Además de los irresistibles ataques de sueño que sufren las personas con narcolepsia, hay tres trastornos más que acompañan a esta invalidante enfermedad.

Uno de ellos es la cataplexia, que se caracteriza por la pérdida repentina del tono muscular, habitualmente provocada por emociones intensas como la risa, el enfado o el miedo.De acuerdo con la doctora González la ausencia o falta del tono muscular es normal durante la fase REM del sueño, pero en la cataplexia ocurre una intrusión de esta pérdida de tono en la vigilia, por lo tanto, la persona estando despierta y sin perder la conciencia, se cae.

Otro trastorno que suele acompañar a la narcolepsia son las alucinaciones hipnagógicas, que generalmente ocurren cuando la persona se está quedando dormida y que consisten en una especie de ensoñaciones muy vívidas, como si realmente estuvieran ocurriendo.

Por último, otro fenómeno característico, pero no indispensable, son las parálisis del sueño, que se tratan de una incapacidad temporal para hablar o moverse cuando la persona se queda dormida o acaba de despertar. Son muy angustiantes, porque aunque se está despierto se mantiene la falta de tono del sueño REM, lo que hace imposible realizar cualquier movimiento. Pueden durar desde segundos hasta minutos.

Para tratar este trastorno se recomienda al paciente no tener privaciones de sueño y realizar siestas durante el día. Además, tradicionalmente, se recetan psicoestimulantes de la familia de las anfetaminas.

Sin embargo, hace cuatro meses llegó a Chile un nuevo medicamento llamado modafinil, el cual además de tener menos efectos secundarios que las anfetaminas, disminuye el riesgo de caer en un abuso de esta sustancia.