Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Obsesiones que enferman

Trastorno obsesivo compulsivo:

Obsesiones que enferman

14/02/2003
1 min lectura

Compartir en:

Hace algunos años atrás, Jack Nicholson sorprendió al público en la pantalla grande con el papel de un hombre obsesivo compulsivo (Melvin Udall), que tenía su vida llena de rituales como caminar por la calle sin pisar las líneas, poner un cierto número de cerraduras en su puerta o reorganizar geométricamente sus cubiertos antes de comer.

En 'Mejor Imposible', este trastorno fue tan bien representado por el actor, que su trabajo le valió un Oscar. Y, aunque el público a nivel mundial se rió de este particular personaje, lo cierto es que quienes sufren de esta enfermedad, no encuentran en ella un motivo de distensión sino más bien, una carga con la que tienen que convivir diariamente.

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una condición que es potencialmente debilitante y que puede perdurar a través de la vida de una persona. El individuo que padece de TOC se vuelve atrapado en un esquema de pensamientos y conductas repetitivas que carecen de sentido, y que son angustiantes, pero muy difíciles de vencer. El TOC ocurre dentro de una gama de leve a severo, pero si es severo y no se trata, puede destruir la capacidad de una persona para funcionar en el trabajo, la escuela, o hasta en la casa.

'Es la presencia de ideas recurrentes, inclusivas, que son vistas por el paciente como ajenas a él y que se pueden acompañar o no de alguna actitud concordante con esas ideas', explica el doctor Guillermo Gabler.

Y agrega que 'por ejemplo, la idea de estar con las manos sucias, puede acompañarse o no del lavado de manos. La obsesión es la idea recurrente y la compulsión es el acto secundario a la idea'.