Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Qué es una biopsia?

Qué es una biopsia?

28/09/2003
2 min lectura

Compartir en:

Una biopsia es la extracción de un fragmento de un tejido para ser examinado por un médico patólogo, como complemento al diagnóstico de infecciones, inflamaciones y, principalmente, tumores.

 

El tejido se somete a un proceso que lo preserva y endurece para que pueda ser cortado en finas láminas que se motan en una placa de vidrio y se tiñen para ser estudiadas mirándolas a través del microscopio. Los colorantes se adhieren a las diferentes estructuras de las células según su composición, lo que permite observarlas, clasificarlas y determinar la presencia de anomalías. Clínica Alemana es el único centro de salud privado del país que cuenta con un Servicio de Patología encargado de realizar estos procedimientos.

 

 

'En la biopsia se analiza la arquitectura de los tejidos y las células que lo conforman. Esto permite verificar la existencia de diversas patologías y conocer características de los tumores, como su agresividad, las estructuras que invaden y su relación con los órganos

vecinos. Esto faculta la entrega de información pronóstica y contribuye a planificar un tratamiento', explica el doctor Alex Castro, jefe del Servicio de Patología de Clínica Alemana.

 

 

Otro tipo de exámenes llevado a cabo por los patólogos son los citológicos. Éstos, a diferencia de las biopsias, estudian células aisladas. Se analiza su forma, tamaño, núcleo, citoplasma y relación entre ellos. Son más simples y baratos, pero sólo permiten un diagnóstico general de cáncer. Por eso, se utilizan para realizar pesquisas preventivas, como el Papanicolaou (detección precoz de cáncer cérvico-uterino) y cuando se encuentra una anormalidad, se solicita una biopsia.

 

 

Mini muestras. Maxi resultados
En los últimos 15 años las biopsias han evolucionado de cirugías con anestesia general o local y grandes cicatrices a intervenciones mínimamente invasivas, donde mediante la guía de imágenes radiológicas o de escáner, se obtiene el tejido con una aguja que aspira el contenido. Las punciones locales provocan menos complicaciones, dolor, sangramiento, cicatrices y una hospitalización más corta.

 

Pero éstas han provocado una drástica disminución del tamaño de las muestras, lo que se traduce en nuevos desafíos. 'Se dificulta el diagnóstico, porque sólo permite ver algunas piezas del rompecabezas. Esto hace necesario el uso de nuevas técnicas de apoyo que permiten afinar el diagnóstico y, cuado se estima conveniente, se piden nuevos ejemplares', sostiene el doctor Castro.

 

El doctor Castro afirma que las técnicas inmunohistoquímicas son utilizadas ampliamente como apoyo: 'Se usan anticuerpos específicos para componentes celulares (moléculas). Cuando éste se encuentra presente, la célula se marca. Por eso se les llama marcadores moleculares'.

 

También existe otro método que consiste en evaluar el material genético de la célula. 'Como el cáncer se produce por una alteración en el ADN, esto permite estudiarla específicamente. Vamos a desarrollar estas técnicas de biología molecular próximamente', explica el patólogo.

 

Otra consecuencia de la reducción de las muestras, es la necesidad de consultar una segunda opinión cuando los casos son muy complejos o infrecuentes: 'Hay patologías que se presentan cada 1 millón de personas, entonces, la posibilidad de verlas en una población de 15 millones, es escasa. El convenio entre Clínica Alemana y el M.D. Anderson Cancer Center contempla la segunda opinión, lo que es muy provechoso', sostiene el especialista.

 

De acuerdo al doctor Castro la tendencia es seguir disminuyendo el tamaño de las muestras. ¿Desaparecerá el trabajo del microscopio en manos de los estudios de ADN? 'A lo mejor, pero falta mucho, porque hay que aplicar conocimientos que todavía no se tienen '.