Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Tatuajes: Una decisión a largo plazo

Tatuajes: Una decisión a largo plazo

13/01/2003
3 min lectura

Compartir en:

Seguramente todos los que lean este artículo, se han topado más de alguna vez con las precauciones que hay que tomar en cuenta antes de hacerse un tatuaje. Para nadie es un misterio el hecho de que, al elegir un lugar, hay que tratar de que sea un espacio establecido en el que se especialicen en hacer tatuajes y no en puestos ambulantes o ferias artesanales, que también ofrecen este servicio.

También es muy relevante que todo lo que se utilice durante el procedimiento esté absolutamente esterilizado. Las agujas deben ser nuevas y como medida de precaución siempre es bueno que todo el paquete (kit) que va a ser usado para tatuar, sea abierto delante de uno. No es tan difícil ser precavido.

No se trata de estar en contra de los tatuajes, como explica la dermatóloga de Clínica Alemana doctora Tatiana Riveros, porque muchas veces existen diseños muy bonitos que las personas están orgullosas de llevar en su piel. Pero es importante tener en cuenta un mínimo de medidas como las antes mencionadas, para no pasar malos ratos.

'La infección al minuto de hacerse un tatuaje, es uno de los riesgos más típicos que están dentro de la categoría de los inmediatos. Y pasa porque esta aguja, que penetra varias veces la piel dejando las bolitas de pintura, puede no estar estéril, entonces puede producir una infección aguda con los bichos que existen sobre la piel, por ejemplo un estáfilo coco. También puede ser la aguja la que esté infectada por alguna enfermedad que haya tenido la persona que la usó antes, que puede ser la Hepatitis B o el Sida', explica la doctora Riveros.

Es importante observar el tatuaje, ver si duele, pica o secreta alguna sustancia, porque cualquiera de esos síntomas, puede estar indicando una posible infección que es necesario tratar lo antes posible. Porque la inflamación puede dejar una cicatriz gruesa que se llama queloide.

Otra de las posibilidades es que la persona reaccione a los pigmentos que tiene el tatuaje (sobre todo los rojos y amarillos), que le pueden causar alergias. 'Cualquier persona puede ser alérgica a los pigmentos, a pesar que la cantidad de los minerales que contienen está controlada, y eso les puede traer un muy mal rato.

Alguien que reacciona de esta manera a los tatuajes, seguramente va a producir una reacción adversa que haga que esa zona, se llene de ampollas, se esté descamando, se inflame constantemente', dice la dermatóloga.

Y cuenta que esos casos son habituales y que es común ver entre los recién tatuados a personas que manifiesten alergias a los pigmentos o, más frecuentemente, que desarrollen infecciones por la falta de higiene del proceso, lo cual es absolutamente evitable si se tienen las medidas adecuadas.

La doctora Riveros cuenta que le ha tocado ver tatuajes hechos hasta con tinta de fotocopiadora, o diseños que pierden el color y la forma por la mala calidad de los pigmentos. 'Se ven horribles, unas cosas borrosas espantosas', ríe.

Para los arrepentidos de su decisión, existe un moderno láser que emite una energía lumínica que atraviesa las capas de la piel, sin producir daño, y que en la base de la piel hacen estallar el pigmento. Si es un dibujo verde, por ejemplo, se hace estallar con una luz roja, que es su opuesto en la rosa cromática. Y así con el resto de los colores. El problema de esta intervención, es que se requiere más de una sesión para borrar completamente el tatuaje y todavía es un procedimiento muy caro. Ese láser existe actualmente en Clínica Alemana.

Hay una parte emocional que implica hacerse un tatuaje y que para la doctora Riveros es fundamental. Y tiene que ver con la marca que la persona está aceptando llevar en su cuerpo para toda la vida. Ella explica que en realidad la gente muy pocas veces se hace estas preguntas antes de decidirse a tatuaje.

'¿A ti te gustaría estar marcado toda tu vida con algo que es difícil de borrar? ¿Te va a gustar cuando tengas 25, 35, 45 años? ¿Has visto algún viejo que use tatuajes? ¿Qué personas adultas que tú conoces usan tatuajes? ¿Te gustaría estar identificado con esos adultos?', se pregunta la Doctora.

Para ella esta reflexión es más importante todavía que los problemas médicos que generalmente son posibles de controlar. 'Uno puede prevenir las cosas terribles, como las enfermedades, pero muchas veces los doctores nos olvidamos de contarles a los pacientes estas cosas que son como sociales. Porque a veces los tatuajes no son tan aceptados, pueden perjudicarte al buscar trabajo, puede molestar a tus futuros clientes, si es que eres abogado o ingeniero', agrega.

Dentro de los consejos que la doctora Riveros enumera, destaca por sobre todos esta parte social que tienen los tatuajes. Y esto, porque más tarde, cuando todos los jóvenes que se hicieron tatuajes crezcan, tengan trabajos y familias, es importante saber y sentir que tomaron una decisión correcta mirando hacia el futuro. Ya sea por el lugar que eligieron para dibujar su piel, o la certeza que tuvieron al momento de hacerlo.