Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Vasectomía: Un método anticonceptivo que gana adeptos

Vasectomía: Un método anticonceptivo que gana adeptos

19/02/2003
3 min lectura

Compartir en:

Que disminuye el goce sexual, que afecta la erección o que dificulta el orgasmo, son los principales mitos que rondan a la vasectomía.

Sin embargo, en los últimos tiempos esos miedos han ido quedando atrás y este método de anticoncepción masculina ha ido ganando más adeptos, debido a su seguridad y efectividad.

La estrecha relación que los hombres establecen entre sus órganos genitales y su virilidad ha llevado a creer que cualquier intervención en esta zona puede afectar su desempeño sexual.

Sin embargo, en los últimos años, gracias a una mayor información sobre el tema y frente a la importancia que ha cobrado la planificación familiar, la vasectomía ha dejado de ser un tabú y ha pasado a ser un método mucho más considerado por aquellos hombres que buscan una solución permanente para el control de la natalidad.

De acuerdo con el doctor Pablo Bernier, jefe del Servicio de Urología de Clínica Alemana, 'actualmente los hombres estamos más abiertos a considerar la vasectomía. En países desarrollados es el método de contracepción más popular y en Chile hemos observado una tendencia concordante con esto, ya que cada vez hay más personas que consultan por él'.

Los espermios se producen en los testículos y 'viajan' a través del conducto deferente hasta la zona de la próstata y las vesículas seminales. En esta zona se mezclan con el líquido seminal y las secreciones prostáticas.

La cirugía consiste en cortar y ligar los conductos deferentes a nivel del escroto, mucho antes que lleguen a la zona de las vesículas seminales y próstata. De esta forma se interrumpen los canales por donde viajan los espermios y el hombre puede tener relaciones sexuales normalmente, sin el riesgo de un embarazo inesperado

A diferencia de lo que muchos creen, con esta intervención la cantidad de semen no disminuye, ya que los espermatozoides colaboran sólo con un 5% del semen total.

El especialista explica que la vasectomía tampoco tiene ningún impacto en la producción de las hormonas masculinas, por lo tanto, 'la líbido o deseo sexual, la potencia de las erecciónes y el orgasmo no se ven alterados con la vasectomía. Incluso algunas parejas disfrutan más la relación ya que no existe la preocupación de un posible embarazo'.

Una cirugía simple, segura y efectiva

La vasectomía tiene un 99,5% de efectividad, ya que existe una mínima posibilidad de que se produzca una cicatriz que vuelva a unir los conductos y que se genere una recanalización por donde puedan pasar los espermios.

La cirugía propiamente tal es simple y no dura más de media hora. Además, involucra menos riesgos que la ligadura de trompas en las mujeres, ya que no siempre requiere de anestesia general y se puede hacer en forma ambulatoria.

El doctor Bernier explica que 'como es una pequeña incisión en el escroto, no hay riesgo de lesionar otros órganos, por lo tanto, es bastante segura. Las posibilidades de que se presenten complicaciones no superan el 1%'.

Luego de la operación, uno de cada diez pacientes puede experimentar un poco de dolor testicular, el cual se calma con antiinflamatorios. Los tiempos de vuelta a trabajo o a actividades normales son bastante cortos.

De acuerdo con el especialista se puede volver a las actividades normales livianas dentro de los tres a cinco días siguientes a la intervención, y luego de 10 a 15 días es posible hablar de una recuperación total y se está en condiciones de retomar la actividad sexual.

La vasectomía no es un método que funcione inmediatamente después de efectuado, porque siempre quedan algunos espermios en la parte final de los conductos deferentes. Por eso se le indica al paciente completar un total de 10 a 15 eyaculaciones y luego se le realiza un espermiograma donde no debiera aparecer ningún espermio. Sólo una vez que esto se logre se puede tener relaciones sin protección.

Una decisión bien pensada

A pesar de que hay formas de revertirla, en términos prácticos es preferible hablar de la vasectomía como un método permanente, ya que las cirugías para volver a unir los conductos deferentes son procedimientos bastante delicados, cuyo éxito depende de la condición de cada paciente y del tiempo transcurrido desde la vasectomía.

Por lo tanto, los especialistas recomiendan a las parejas que la decisión de adoptar este método se piense con tranquilidad y se informen de las diferentes alternativas de planificación familiar.

De acuerdo con el doctor Bernier lo ideal es que quienes opten por este método sean hombres con pareja estable, seguros de querer terminar con la fase de procreación y que estén en completo conocimiento de que es un método permanente: 'Es importante tener claro que este procedimiento está pensado para ser irreversible, por eso siempre les explicamos al paciente y su pareja que antes de realizarse una vasectomía deben colocarse en todos los escenarios posibles, como por ejemplo, la separación, el fallecimiento del cónyuge o de un hijo'.