Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Ezetimiba: La última arma contra el colesterol

Ezetimiba: La última arma contra el colesterol

05/02/2004
1 min lectura

Compartir en:

Buenas noticias para quienes tienen problemas de colesterol. Ahora existe una nueva droga para tratar este mal llamada ezetimiba, que ayuda a disminuir los efectos secundarios que producen los tratamientos convencionales.

Como explica el doctor Héctor Serrat, cardiólogo de Clínica Alemana, actualmente los problemas de colesterol se tratan con estatinas, que son buenas para bajar el colesterol total y el colesterol malo, pero no ayudan a disminuir mucho los triglicéridos ni a subir el colesterol bueno (HDL). Además, estos medicamentos (atorvastatina, simvastatina y pravastatina), en dosis sobre 20 miligramos, alteran las enzimas del hígado (transaminasas) y de los músculos (creatinkinasa), lo que puede derivar en una hepatitis o en la destrucción muscular.

La ezetimiba, que se consume junto a dosis menores de estatinas, reduce estos efectos secundarios y actúa inhibiendo la absorción de colesterol a nivel digestivo (intestino delgado).

De acuerdo con el Dr. Serrat, hay un porcentaje que se repite al estudiar la incidencia de los problemas por colesterol: 'A los 45 años, el 60% de la población tiene alteraciones de colesterol, y de este grupo el 60% usa fármacos. Dentro de éstos, el 60% consigue los objetivos'.

¿Cómo actúa la ezetimiba?

Hay dos fuentes de colesterol: el que se ingiere y el que obtiene el organismo del reciclamiento de los componentes de las células, que son metabolizados por el hígado. Cuando esto no ocurre, termina por acumularse.

Existe un receptor en las paredes del intestino que sirve para incorporar el colesterol, por medio del cual la molécula se adhiere y atraviesa. La ezetimiba recubre esta zona para evitar su paso. 'De esta manera todas las grasas, tanto las que se ingieren como la de la bilis, tienen imposibilitado el ingreso', explica el doctor.

El organismo sabiamente se da cuenta de que está perdiendo grasas por medio de las deposiciones, por lo que el hígado potencia una enzima (HMGO reductasa) para que produzca colesterol LDL, pero al tomar estatina es inhibido este proceso.

Usando dosis baja de estatina junto con ezetimiba, se consigue un mayor efecto que al utilizar sólo estatina en dosis altas, asegura el médico.

Sin embargo, hay que recalcar que los tratamientos farmacológicos deben emplearse una vez que el enfermo ya ha asumido un cambio de hábitos, que incluye una dieta baja en colesterol, acompañada de una copa de vino tinto diaria, ejercicio periódico y la mantención de un peso adecuado. Sólo cuando esto no ha dado resultados se utilizan los medicamentos, asegura el cardiólogo.