Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Enfermedad de Paget: Una extraña forma de cáncer de mama

Enfermedad de Paget: Una extraña forma de cáncer de mama

29/01/2005
2 min lectura

Compartir en:

Si bien es una de las manifestaciones más visibles de cáncer mamario, la enfermedad de Paget no siempre es detectada a tiempo, ya que por su apariencia suele ser confundida con una simple inflamación o infección de la piel.

Esta enfermedad debe su nombre al doctor James Paget, quien en 1874 la describió por primera vez. Se piensa que en la mayor parte de los casos se trata de un cáncer de la glándula mamaria que alcanza el pezón a través de los conductos galactóforos, que son los encargados de transportar la leche materna.

El doctor Eduardo Cunill, jefe del Centro de la Mama de Clínica Alemana, sostiene que se trata de una afección poco frecuente, que representa entre el 1 y 4% de todos los cánceres de mama. Dentro de este grupo, las principales afectadas son las mujeres mayores de 40 años, sobre todo las que ya pasaron la menopausia.

Principales signos de alarma

Generalmente, la enfermedad de Paget se manifiesta como una alteración cutánea del pezón y a veces de la areola, que suele afectar a una sola mama.

Los síntomas típicos son prurito, ardor o sensación de quemazón en la zona afectada. En ocasiones también puede existir una secreción transparente o hemorrágica que mancha la ropa.

Si evoluciona durante meses o incluso años, aparece un enrojecimiento en esta zona, el que lentamente se torna más rugoso hasta que se produce una erosión, a veces pigmentada o totalmente negra. Finalmente, esta lesión se transforma en ulceraciones con costras que cubren el pezón y la areola.

Según el doctor Cunill al momento de realizar el examen clínico, 'el especialista debe sospechar de cualquier alteración cutánea que se presente de forma persistente en el pezón y/o areola de una mama '. Y agrega que en el 60% de los casos también es posible identificar un tumor palpable en la región subareolar.

Sin embargo, el resultado definitivo se obtiene mediante una biopsia de la zona afectada, ya que a diferencia de otros tumores de mama, sólo la mitad de estos casos son detectados por mamografía.

La doctora Marcela Gallegos, especialista en patología mamaria, explica que cuando se analiza el tejido extraído por biopsia, es posible observar 'proliferación intraepidérmica de células grandes atípicas, y en algunos casos un carcinoma subyacente, ubicado en la glándula mamaria'.

El pronóstico y tratamiento va a depender de la extensión del tumor y de si se trata de un cáncer in situ (localizado) o de uno infiltrante, que es aquél que ha traspasado la pared de los conductos galactóforos y puede comprometer vasos sanguíneos o linfáticos, y que por lo tanto es más peligroso.

En los casos menos agresivos es posible aplicar un tratamiento conservador, el que consiste en extraer el tumor junto con la areola y el pezón, para asegurar márgenes libres, y luego someter a la paciente a radioterapia. Sin embargo, cuando se encuentra en una etapa más avanzada debe efectuarse una mastectomía.

En la enfermedad de Paget, al igual que en cualquier cáncer, el diagnóstico temprano es fundamental, ya que si no es tratada a tiempo puede extenderse a otros órganos y provocar la muerte.