Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La nueva era de la meningitis

La nueva era de la meningitis

03/02/2005
1 min lectura

Compartir en:

En muchos países la meningitis aún afecta a una parte importante de la población infantil, sin embargo en Chile esta enfermedad es un fenómeno controlado gracias a la implementación de distintas medidas preventivas, como por ejemplo vacunas.
La meningitis es una infección de las meninges (membranas que rodean el cerebro) producida por diferentes causas. El origen más común son infecciones virales que generalmente se resuelven sin tratamiento, porque son benignas. Mientras que la meningitis bacteriana habitualmente es de evolución grave, con mortalidad y secuelas asociadas.

Según el Ministerio de Salud (Minsal), los principales tipos de meningitis bacteriana son la enfermedad meningocócica y las infecciones causadas por la Haemophilus influenzae B.

En Chile, hasta la semana 34 del año 2005, se notificó un total de 145 casos de Enfermedad Meningocócica, que es la meningitis bacteriana más frecuente, cifra inferior a igual periodo de 2004 (175 casos). La incidencia es mínima por lo que se mantiene la situación de baja endemia, de acuerdo a parámetros del Minsal.

Asimismo, la meningitis por la Haemophilus influenzae B disminuyó en forma importante luego de la introducción de la vacuna conjugada para H. influenzae tipo B, que era uno de los agentes más importantes en niños menores de dos años.

Contagio

La transmisión de la meningitis bacteriana se produce a través de secreciones nasales, saliva y al inhalar aire contaminado por estornudos o toses de personas enfermas. Esto significa que para que se produzca el contagio, el contacto debe ser cercano.

Hay individuos que están más expuestos a contraer esta enfermedad, como las personas sin bazo o que sufren de diabetes, linfomas y SIDA, porque tienen defensas bajas.
El doctor Jaime Rodríguez, pediatra infectólogo de Clínica Alemana, sostiene que 'hay que prestar especial atención a síntomas como fiebre, malestar general, vómitos, dolor de cabeza, en ocasiones convulsiones y lesiones en la piel (petequias)'.

Si esto ocurre se debe llevar inmediatamente a la persona a un centro médico, donde el diagnóstico se confirma con un examen del líquido cefalorraquídeo que se extrae a través de una punción lumbar.

Para el tratamiento es fundamental la consulta y detección precoz de la enfermedad, la hospitalización en cuidados intensivos y el uso de antibióticos.

'Si la meningitis no es diagnosticada a tiempo puede producir diferentes tipos de secuelas, desde trastornos neurológicos -convulsiones, problemas de aprendizaje, déficit auditivo, problemas motores, parálisis cerebral, entre otros hasta la muerte, en los casos más graves', sostiene el pediatra.

Cómo prevenir

Hay varias opciones de prevención. Una es el uso de vacunas específicas como el caso de H. influenza que ya está incorporada desde hace años en el Programa Nacional de Inmunizaciones.

El doctor Rodríguez explica que 'además existen nuevas vacunas para el Streptococcus pneumoniae y meningococo, de uso más restringido, y cuyas indicaciones se deben consultar al pediatra'.
Por otra parte en situaciones específicas, como por el ejemplo al tener contacto cercano con un paciente con meningitis por meningococo se pueden usar antibióticos profilácticos para evitar casos secundarios.