Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Histerectomía: Cirugía para tratar enfermedades ginecológicas

Histerectomía: Cirugía para tratar enfermedades ginecológicas

03/02/2006
2 min lectura

Compartir en:

Con el paso de los años, hay mujeres que presentan distintas enfermedades ginecológicas que se manifiestan con hemorragias y dolor, lo que impide que realicen una vida normal. En ocasiones, estas patologías son asintomáticas, lo que no resta gravedad.

Sin embargo, estos problemas que muchas veces alteran considerablemente la vida, pueden solucionarse con una cirugía denominada histerectomía.

El doctor Rodrigo Riveros, ginecólogo de Clínica Alemana, explica que las indicaciones para efectuar este procedimiento quirúrgico son que el cuello o el cuerpo del útero tenga alguna enfermedad que comprometa la salud, el bienestar o la calidad de vida de la paciente. 'Estas patologías pueden ser benignas, malignas o por accidentes obstétricos, es decir, cuando en el proceso de un embarazo o parto el útero sufre algún accidente de rotura, infección de la placenta o hemorragia', precisa.

La histerectomía consiste en la remoción del útero, conocido también como matriz. Este procedimiento puede hacerse de forma total, es decir, extirpar el cuerpo uterino y el cuello, o subtotal, que es sacar el cuerpo y dejar el cuello, lo que pasa a llamarse muñón cervical o residual.

Esta cirugía puede realizarse por medio de un corte en el abdomen (histerectomía abdominal) o en la vagina (histerectomía vaginal.) También se utiliza un instrumento llamado laparoscopio.

El especialista agrega que en Chile la histerectomía no es una indicación de esterilización, salvo que ese útero tenga condiciones básicas que signifiquen complicaciones en el futuro, como por ejemplo un mioma que deforme la cavidad y provoque molestias. Entonces, es importante que cuando la mujer se somete a una histerectomía esté consciente de que es una cirugía irreversible y que no podrá tener más hijos.

Como toda cirugía, este procedimiento implica riesgos, como posible infección y complicaciones de la anestesia. Sin embargo, si se sigue la técnica adecuada estos se minimizan y es posible proceder con una histerectomía preventiva sin aumentar los riesgos.

De todas formas, antes de cualquier decisión, el especialista debe entregar toda la información a la paciente y discutir el caso.

Rehabilitación

Después de la histerectomía, la recuperación es similar a cualquier cirugía abierta. Lo que más demora es la regeneración de la pared, de la herida post operatoria, y no del lugar de donde se sacó el órgano.

El especialista, explica que 'si se procede a hacer una histerectomía con la laparoscopía, hay mucho menos trauma sobre la pared abdominal y las pacientes quedan asintomáticas rápidamente. Sin embargo, no hay que minimizarlo porque como cualquier intervención -sobre todo en la pelvis de la mujer- la recuperación es delicada dentro de la primera semana, por lo que se recomienda reposo en la clínica y en la casa de por lo menos 10 días'.

Así como hay una cicatriz abdominal, en la histerectomía total también hay una cicatriz en el fondo de la vagina. La recuperación requiere de un periodo de abstinencia sexual de entre 15 y 20 días.

El doctor Riveros explica que luego de la histerectomía, la paciente no tendrá menstruaciones, lo que si bien es una ventaja para algunas personas, hay otras que no lo consideran así.

Asimismo, con esta cirugía es posible evitar potenciales enfermedades de la perimenopausia. Además, desde el punto de vista de la sexualidad, no debiera afectar, aunque influye en aquellas pacientes que están sicológicamente muy aferradas a su útero. Sin embargo, para quienes tienen un concepto más práctico y estaban conscientes de lo que significa extirpar el útero es beneficioso.