Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Las primeras comidas de los niños

Las primeras comidas de los niños

31/01/2006
1 min lectura

Compartir en:

Después de meses de alimentarse con leche materna o productos sustitutos de ésta, ha llegado la hora de que el niño consuma otros nutrientes que ayuden a su crecimiento y desarrollo. Este momento no está definido con exactitud, ya que todos los casos son diferentes.

Según la Academia Americana de Pediatría es aconsejable amamantar al bebé hasta los 12 meses. En tanto, la Organización Mundial de Salud (OMS) y la United Nations International Childrens Emergency Fund (UNICEF) recomiendan que esto sea al menos hasta los dos años.

La doctora Patricia Salinas, jefa de la Unidad de Pediatría Ambulatoria de Clínica Alemana, sostiene que, alrededor de los seis meses de vida, se deben incorporar a la dieta del bebé las verduras con carne o con pollo, en forma de papillas. Cuando salen los primeros molares y con desarrollo de la masticación y deglución, se pueden agregar algunos alimentos picados.

'Este cambio debe hacerse lentamente. Al comienzo no se les debe dar toda la comida picada de una vez porque se demorarán más y comerán menos, si no que se debe ir probando. Así por ejemplo, se recomienda dar la mitad de esta forma y el resto como papilla', explica.

Los sí y los no

La doctora Salinas afirma que los alimentos como la leche de vaca, el huevo y el pescado son responsables del 90% de las alergias alimentarias en los niños menores de un año. Por esta razón aconseja amamantar al pequeño el máximo de tiempo posible y no darle de comer alimentos sólidos hasta los seis meses.

Asimismo, se recomienda preparar las papillas o el puré de verduras con zapallo, zanahoria, acelga, zapallo italiano, porotos verdes y papas, debido a su gran aporte nutritivo. Estos alimentos deben ser cocidos sin sal para prevenir una futura hipertensión. Se puede dar sabor a las verduras utilizando aceite de pepa de uva que aporta lípidos esenciales.

La pediatra agrega que cuando los pequeños ya han aprendido a comer verduras se deben agregar proteínas, como posta negra, pavo y pollo sin piel, hueso ni grasa. Por último, después de los nueve meses, se aconseja incorporar puré de legumbres.

'Es muy importante que los niños no consuman todos los días los mismos alimentos porque al igual que los adultos se aburren, y en el caso de los pequeños su única forma de manifestarlo es rehusándose a comer'.