Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Síndrome de Gilbert: piel y ojos amarillos

Síndrome de Gilbert: piel y ojos amarillos

03/02/2007
2 min lectura

Compartir en:

Coloración amarillenta en la zona blanca de los ojos (escleras) y en la piel (ictericia) son las principales manifestaciones del síndrome de Gilbert. Estos síntomas pueden llevar a pensar en una enfermedad hepática grave, pero lo cierto es que se trata de un síndrome completamente inofensivo.

Esta afección, de origen genético, se origina producto de la acumulación de bilirrubina, compuesto presente en la sangre, resultante de la destrucción de los glóbulos rojos viejos en el hígado y bazo, que en circunstancias normales es desechado a través de la bilis y el riñón.

La alteración se produce debido a una pequeña mutación en el gen UGT1, lo que impide que la enzima conjugue bien la bilirrubina.

El doctor Rodrigo Zapata, gastroenterólogo hepatólogo de Clínica Alemana, explica que 'los pacientes con síndrome de Gilbert tienen una capacidad reducida para metabolizar la bilirrubina y eliminarla'.

Esto hace que las personas afectadas noten que frente a ciertas situaciones, como ejercicios, uso de medicamentos, estrés, infecciones y ayuno prolongado, se tornan más amarillos, ya que la concentración de bilirrubina en la sangre aumenta en estas situaciones. En el caso del ayuno, por ejemplo, la actividad de la enzima que metaboliza la bilirrubina disminuye más de lo que ya estaba (producto del síndrome), lo que provoca la acumulación de este pigmento en el cuerpo.

El médico explica que 'esta condición es totalmente benigna, y debe diferenciarse de otras enfermedades que también producen coloración amarilla de la piel, como la hepatitis aguda viral o por medicamentos, y la obstrucción del conducto biliar, que determinan en el hígado un daño que puede ser importante y grave'.

En los recién nacidos, también se puede producir ictericia, porque tienen una cierta inmadurez del sistema de metabolización de la bilirrubina, pero esto no condiciona un mayor riesgo relativo de tener síndrome de Gilbert cuando adultos.

Hoy se sabe que este síndrome es más frecuente en hombres y, habitualmente, se detecta en la juventud cuando los padres llevan al hijo al doctor, preocupados por su coloración amarillenta. Aunque generalmente se presenta sin síntomas, en ocasiones puede estar acompañado de fatiga.

Ante la sospecha del síndrome de Gilbert, el especialista destaca que es importante realizar un diagnóstico adecuado, a través de un perfil bioquímico y hepático, para que la persona sepa que a futuro puede pasar por periodos de mayor o menor coloración amarilla de los ojos y que frente a un chequeo médico sus exámenes pueden mostrar hiperbilirrubinemia de predominio no conjugada.

'Al ser una condición benigna, los individuos afectados no necesitan preocuparse. Deben saber que es algo muy frecuente, que afecta del 5 al 10% de la población, y que no tiene tratamiento. Sin embargo, siempre es importante hacer un diagnóstico adecuado y descartar otras causas de ictericia (hiperbilirrubinemia)', asegura el especialista.

Servicio de Gastroenterología
Teléfono: 210 1051