Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Tradición, modernidad y funcionalidad al servicio de la salud

Nuevo Centro de Consultas y Diagnóstico:

Tradición, modernidad y funcionalidad al servicio de la salud

04/02/2007
3 min lectura

Compartir en:

Como un verdadero hito urbano en plena Vitacura se levantan los 27 mil metros cuadrados del nuevo Centro de Consultas y Diagnóstico, una torre semi triangular que comenzó a construirse a comienzos de 2005 y que hoy ya está prácticamente en pleno funcionamiento.

Los arquitectos Gustavo Greene y Marcela Quilodrán, quienes estuvieron a la cabeza de esta obra, explican que al ser Clínica Alemana un edificio relativamente antiguo y prestigioso arquitectónicamente, había que realizar una remodelación que se integrara al conjunto, dado que toda intervención debía ser muy respetuosa de lo existente, pero considerando también elementos que incorporaran una imagen de modernidad y de tecnología de punta, lo que se traduce en una arquitectura mayor de líneas simples y puras con una volumetría vertical contundente, que es lo que la Clínica proyecta hoy.

De esta forma se continuó con la línea de renovación del edificio, siempre considerando las restricciones municipales. 'La Clínica debía ser un hito, que destacara y se potenciara por contraste con el entorno', asegura Marcela Quilodrán.

Con el término del nuevo edificio de 16 pisos se cierra una etapa más de la gran obra que se planificó el año 99, cuya primera fase fue la construcción de la Urgencia Escolar en 2002, seguida por la ampliación del ala Sur de Hospitalización materializada en 2004, y la nueva subestación eléctrica y central térmica. En forma complementaria, se crearon 900 nuevos estacionamientos -casi el doble de los que existían-, con acceso directo desde Av. Manquehue y que están conectados con el nuevo Edificio de Consultas y Diagnóstico, a través de escalas mecánicas y ascensores.

Espacios funcionales
Considerando la creciente demanda, el nuevo Centro de Consultas y Diagnóstico cuenta con más de 120 consultas, 50 más que las disponibles en el edificio antiguo. Asimismo, se construyeron salas de espera más amplias y amigables, con la mejor vista a la cordillera.

Al trasladar todas las consultas desde la torre antigua, ésta quedó destinada a la realización de exámenes, de manera que las especialidades que lo requieran cuenten en el mismo piso con su respectiva sala de procedimientos.

También se consideraron espacios exclusivos para los médicos, de manera que puedan permanecer e interactuar cuando no están ocupando las consultas.

El gerente general de Clínica Alemana, Marcelo Magofke, explica que 'contar con mayor disponibilidad de consultas permite que los médicos puedan concentrar más su actividad en la Clínica y que dispongan de mayores espacios físicos para interactuar y desempeñarse profesionalmente, como salas de trabajo, de reuniones y también de procedimientos. En tanto, los pacientes cuentan con un lugar más cómodo y con un acceso mucho más expedito'.

Los arquitectos explican que, dado el cada vez mayor flujo de personas dentro de la Clínica, el tiempo de desplazamiento es un elemento fundamental dentro del nuevo diseño. Es por eso que en la nueva torre se puso especial énfasis en el desarrollo de vías interiores expeditas y un sistema de circulación vertical eficiente -a través de 10 ascensores y escaleras mecánicas-, de manera de favorecer el tránsito interior.

En la ubicación de los pisos se privilegió que las consultas de algunas especialidades quedaran en el mismo nivel en que se encuentran en el área de hospitalización. Por ejemplo, Ginecología está en el piso de Maternidad, y Cardiología en el mismo nivel que la UCI Cardiológica.

Color y luz

Tradición y modernidad son los conceptos que convergen en los amplios espacios de la nueva torre. Adentro, se privilegiaron los colores neutros, con pisos de porcelanato antideslizantes y vidrios espejados, tratando de dar un aspecto de transparencia. Esto se complementó con materiales nobles, como piedra y granito. 'La idea era reflejar conceptos clásicos asociados a la imagen corporativa de la Clínica, como historia, tradición y perdurabilidad', explica Marcela Quilodrán.

Esto es vigorizado por puntos de color que aparecen en las salas de espera, aspecto que se desarrolló en conjunto con el área de Proyectos Corporativos. Así, se definieron pisos amarillos, verdes, naranjas y rojos, como colores tipo de ciertas especialidades. Esto tonifica la base neutra, dándole mayor energía, modernidad y vitalidad.

Pero, sin duda, una de las protagonistas de la obra es la luz natural. Por eso se decidió abrir la sala de espera hacia el nororiente, donde la esquina vidriada permite tener, además de una gran vista, excelente luz. En tanto, las consultas poseen una orientación hacia el sur, que también es muy buena porque no reciben el sol de frente.

'Nada se ha hecho tan moderno como esta nueva torre: Con ella se intenta marcar la línea para las futuras construcciones', asegura Gustavo Greene.

El gerente general asegura que 'las expectativas se están cumpliendo, aunque la funcionalidad esperada sólo podrá apreciarse cuando finalice la remodelación de la torre norte, lo que está previsto para el último trimestre de este año'.