Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Crisis de ingesta: Esas ganas incontrolables de comer

Crisis de ingesta: Esas ganas incontrolables de comer

13/02/2008
1 min lectura

Compartir en:

Menos de una hora pasa después de almorzar, cuando Lucía tiene hambre otra vez. Antes de los 25 años, esta situación nunca significó un problema para ella, sin embargo, ahora es algo que la atormenta, sobre todo debido a los frecuentes aumentos y pérdidas de peso que ha tenido en cortos periodos.

El doctor Claudio Mizón, nutriólogo de Clínica Alemana, explica que las ingestas de alimentos mayores a las que consume una persona común y corriente en un periodo determinado, son denominadas crisis de ingesta o 'atracones', recientemente reconocido como un problema médico.

El especialista agrega que este consumo elevado de comida se puede presentar, ocasionalmente, en personas sanas. Sin embargo, hay elementos que indican que existe un problema, por ejemplo, cuando estos episodios se repiten con frecuencia, el consumo es objetivamente elevado y se asocia a una sensación de pérdida de control durante la ingesta y reproche posterior.

'Sus causas son poco conocidas, aunque se ha demostrado que las personas que ya sufren este problema tienden a presentar más episodios cuando se enfrentan a situaciones de mayor estrés emocional, o bien, cuando están más expuestos a los alimentos', sostiene.

Las crisis de ingesta pueden presentarse a cualquier edad, aunque es más frecuente en adultos con una distribución que tiende a ser equitativa entre ambos sexos.

Tratamiento

El tratamiento para esta patología, sostiene el doctor Mizón, es más efectivo cuando es manejado por un equipo multidisciplinario compuesto por nutriólogos, psiquiatras y psicólogos.

En este contexto, se pueden utilizar diferentes enfoques médicos, farmacológicos y psicoterapéuticos para resolver el problema. 'No es aconsejable el uso de medicamentos que no hayan sido indicados por el especialista, ya que el manejo farmacológico es, exclusivamente, de resorte médico', advierte.

Las principales consecuencias de sufrir estas crisis de ingesta son la acumulación de peso y la alteración psicológica en relación con el consumo de alimentos.

Asimismo, el trastorno por 'atracones' puede impedir que una persona tenga logros en su dieta, o bien imposibilitar que mantenga el peso que ha logrado reducir, ya que estos episodios contribuyen a la recuperación de los kilos perdidos, convirtiéndose en un círculo vicioso.

Además, en personas con diabetes o alteraciones de los triglicéridos, las crisis de ingesta pueden contribuir a alterar aún más esos valores.

El especialista explica que estos 'atracones' no siempre ocurren con alimentos hipercalóricos, sino que en ocasiones el gatillante puede ser fruta u otros productos reconocidos como sanos, pero que consumidos en exceso tienden a asociarse con los mismos riesgos.

Departamento de Medicina Interna
Teléfono: 210 1101