Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Exámenes radiológicos durante el embarazo: Prohibido el ingreso?

Exámenes radiológicos durante el embarazo: Prohibido el ingreso?

03/07/2008
1 min lectura

Compartir en:

Durante la gestación y en cuanto a la salud, una mujer no sólo debe tener precaución con los medicamentos, sino también con los exámenes que se realiza, sobre todo con los radiológicos. Si bien la exposición fetal a la radiación de radiografías, scanner y resonancias tendría que ser mucha para provocar consecuencias en el feto, se recomienda evitarlas.

'Un principio general es que hay terapias o procedimientos diagnósticos que deben ser realizados para aliviar una condición patológica de la madre o el feto, a pesar de que pueden tener un riesgo potencial o remoto para este último. En esa circunstancia, siempre se hace un balance entre el riesgo potencial de la enfermedad versus el de la terapia o procedimiento', afirma el doctor Jorge Carrillo, ginecólogo de Clínica Alemana.

Se ha planteado como límite de riesgo para el feto, una dosis de 5 RAD (cantidad de radiación por examen). Algunas de las consecuencias que puede producir una mayor exposición a la radiación son cambios en el sistema nervioso central, retardo mental y leucemia infantil.

Radiografías: En general, no hay contraindicación. El problema médico que lo requiere habitualmente es más dañino que el procedimiento radiológico. Radiografías de tórax, cráneo, dentales o extremidades pueden realizarse en cualquier momento del embarazo si el feto se protege, adecuadamente, con pechera de plomo sobre el vientre de la madre.

Sin embargo, hay que considerar que hay que evitarlas antes de las 10 semanas, limitarlas lo más posible, con las menos placas necesarias y con tiempos de exposición y dosis lo más bajos posible.

Tomografía axial computarizada (TAC) o scanner: Al igual que en el caso de las radiografías, hay relación con la intensidad de la radiación, la duración de la exposición y el tiempo de gestación. Si se puede reemplazar la TAC por ecografías o resonancia nuclear magnética, es mejor, pero a veces no hay alternativas.

Resonancia nuclear magnética: No se ha reportado que haya efectos adversos para el cuerpo humano hasta la fecha. A diferencia de las radiografías o la TAC, no hay radiación emitida. 'De todas maneras, para estar tranquilos sobre su uso en el embarazo hay que seguir el principio de balancear el beneficio real e indispensable para el manejo de la paciente. Ciertamente, como con todo candidato a una RNM, hay que preguntarle a la madre si sufre de claustrofobia, pero no es más serio que en cualquier mujer no embarazada', dice el doctor Carrillo.

¿Qué pasa con el ultrasonido?
No es un examen radiológico y es el método más utilizado para monitorear el desarrollo fetal. Es un procedimiento que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y, hasta el momento, no se han reportado efectos adversos para el feto.