Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Ginecología: Insuficiencia placentaria

Ginecología: Insuficiencia placentaria

10/02/2008
2 min lectura

Compartir en:

Cuando la placenta no es capaz de cumplir su rol durante la gestación, se habla de 'placenta envejecida' o 'infartos en la placenta'. En esta condición influyen factores ambientales, genéticos y nutricionales, pero, con un adecuado seguimiento y manejo, puede evitarse.

La placenta tiene un rol fundamental para el desarrollo del feto, ya que está encargada del transporte nutricional y permite la respiración al realizar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. Cuando no es capaz de cumplir su función adecuadamente, se habla de insuficiencia placentaria y aparecen, eventualmente, complicaciones tanto para la futura madre como para su hijo.

'Esta insuficiencia determina mal nutrición intrauterina, lo que está asociado a bajo peso del recién nacido, mayor riesgo de enfermedad y mortalidad en la etapa neonatal, así como también un potencial déficit neurológico e, incluso, mayor riesgo de desarrollar patologías en la adultez como diabetes, hipertensión y enfermedad cardiovascular', asegura el doctor Daniel Pedraza, ginecólogo y miembro de la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica Alemana.

El especialista agrega que 'también se asocia a partos prematuros, presión alta en el embarazo (pre-eclampsia) y desprendimiento de placenta, condiciones que complican frecuentemente la gestación. En los casos más severos puede incluso determinar la muerte del bebé en el útero'.

Entre las posibles causas, se incluye las nutricionales, ambientales y genéticas. Dentro de las tratables, están una inadecuada nutrición previa al embarazo y en los primeros meses de su evolución; fumar durante la gestación, y las carencias de algunas vitaminas u oligoelementos, como zinc, potasio y hierro.

'También entre las causas tratables se encuentra la mayor tendencia a la trombosis que presentan las pacientes portadoras de trombofilia. En este caso, se favorecería la trombosis e infartos en la placenta, por lo cual ésta funcionaría defectuosamente. En la actualidad, en la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica Alemana, estamos desarrollando un estudio de pesquisa en pacientes embarazadas que pudieran estar en riesgo', explica el doctor Pedraza.

¿Qué hacer con una placenta con insuficiencia?

Esta condición no necesariamente se repite en un siguiente embarazo. Sin embargo, sí podría volver a producirse la causa que la ha determinado y, por eso, se puede repetir la alteración en la placenta en cualquiera de sus formas de manifestación clínica, como son el desprendimiento placentario, la pre-eclampsia o un recién nacido de bajo peso.

Para prevenirlo, en la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica Alemana, se propone que, además de un adecuado manejo periconcepcional al tomar la decisión de un embarazo, se realice un control ecográfico con evaluación de Doppler de las arterias uterinas entre las 22 y 25 semanas de gestación. De esta forma se puede conocer a las pacientes con mayor riesgo y, eventualmente, iniciar lo antes posible los tratamientos o vigilancia necesarios para evitar las complicaciones asociadas a esta anormalidad en la función placentaria.

En cuanto al tratamiento, en la actualidad continúa el debate acerca de la utilidad de algunas vitaminas, antioxidantes, aspirinas y anticoagulantes, entre otros, para prevenir la ocurrencia de complicaciones en estas pacientes. La utilidad dependerá tanto de una adecuada evaluación de la paciente, como de su empleo precoz durante el embarazo, puesto que el desarrollo placentario ocurre predominantemente durante la primera mitad del embarazo.

'Un adecuado diagnóstico y un inicio precoz de un tratamiento apropiado, ha logrado cambiar la historia en mujeres con complicaciones recurrentes del embarazo, derivadas de una placentación insuficiente. Una vez diagnosticado, decidir el mejor momento para el nacimiento del bebé puede evitar mayores complicaciones a largo plazo o, incluso, en los casos más severos, salvar a un feto en alto riesgo de fallecer en el útero', concluye el doctor Daniel Pedraza.

Departamento de Ginecología
Teléfono: 210 1092