Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Lo último en el tratamiento del Alzheimer

Lo último en el tratamiento del Alzheimer

11/02/2009
3 min lectura

Compartir en:

A pesar de los esfuerzos destinados para encontrar una forma efectiva de combatir la Enfermedad de Alzheimer, los avances en este campo han sido lentos. Sin embargo, en los últimos años han ido desarrollándose nuevas alternativas para enfrentar esta afección cerebral progresiva y degenerativa.

Como los afectados por esta patología son adultos mayores, a medida que aumenta la expectativa de vida de la población, el número de casos también crece. De acuerdo con un informe publicado en 2007 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 24 millones de individuos padecen Alzheimer y otras demencias.

La causa de esta enfermedad no se conoce bien, aunque se sabe que influyen factores genéticos y ambientales. Se presenta con una declinación paulatina de la memoria, del lenguaje y de la capacidad de juicio, orientación, comprensión, cálculo y aprendizaje. Esta pérdida global de funciones tiene un curso irreversible e interfiere en las actividades de la persona así como en su relación familiar, social y laboral. Con el tiempo puede llevar a un estado de postración en cama y, finalmente, a la muerte por complicaciones.

Si bien aún no se ha descubierto una cura, sí se ha avanzado en el desarrollo de tratamientos farmacológicos que permiten disminuir su progreso y manejar los problemas de comportamiento, confusión y agitación propios de la patología.

Dentro de los últimos medicamentos que han aparecido en el mercado, la doctora María Isabel Behrens, neuróloga jefa de la Unidad de Trastornos Cognitivos, destaca tres que han significado un aporte en el manejo farmacológico de la Enfermedad de Alzheimer: la memantina en gotas, la rivastigmina en parche y el cerebrolysin.

La memantina pertenece a una clase de medicamentos llamados antagonistas de los receptores de NMDA (N-metil-D aspartato) que operan reduciendo la excitación anormal en el cerebro. Al igual que los otros medicamentos para la demencia no detiene el progreso de la enfermedad, pero sirve para tratar la sintomatología, principalmente en casos que van de moderado a severo. Esto ayuda a la persona a pensar de manera más clara y realizar las actividades cotidianas con mayor facilidad.

Tradicionalmente viene en pastillas, pero desde hace algún tiempo es posible encontrarla en gotas. Esta nueva presentación reemplaza a dos comprimidos diarios, y es una manera más fácil de administrar el medicamento, sobre todo a los pacientes que tienen dificultades para deglutir medicamentos.

Otro aporte en el tratamiento de esta enfermedad es la rivastigmina en parche, que irrumpió hace aproximadamente dos años en Chile. 'Esta presentación ha resultado ser de gran ayuda para los cuidadores porque es más fácil cambiar un parche al día que administrar dos comprimidos diarios, que era la fórmula anterior. Además, al absorberse a través de la piel y no pasar por el tubo digestivo, es mejor tolerado, por lo que se puede dar la dosis óptima sin molestias secundarias, que era el mayor inconveniente de los comprimidos', asegura la doctora Behrens.

Este fármaco es un anticolinesterásico, es decir, retarda la degradación del neurotransmisor acetilcolina, el que puede actuar por más tiempo, lo que mejora la atención y el estado de vigilia. 'Así la persona está más alerta, aunque a veces el rendimiento en sus pruebas de memoria no cambie mucho', explica la doctora.

Agrega que, en general, el beneficio de todos los fármacos antidemenciantes es pequeño. 'Si se mide en escalas cognitivas, estos fármacos permiten una mejora de dos o tres puntos de un total de 70, que es la escala completa. Sin embargo, contribuyen a retrasar el avance de la enfermedad, por eso mientras antes se empiece con el tratamiento es mejor, para preservar las mayor cantidad de capacidades cognitivas', aclara.

Por último, recientemente llegó al país el cerebrolysin, un preparado que se administra en forma endovenosa. Para pasar la barrera del cerebro y aportar nutrientes para la reparación. Este fármaco se basa en una conglomerado de péptidos (pedazos cortos de proteínas), los que son obtenidos de factores tróficos (elementos que ayudan a la regeneración neuronal). La hipótesis detrás de su acción es ayudar al cerebro a evitar el proceso degenerativo de las neuronas al promover su desarrollo, fortalecimiento y protección.

Finalmente, la doctora Behrens explica que los tres medicamentos mencionados tienen mecanismos de acción complementarios, por lo tanto, se pueden administrar conjuntamente para optimizar el beneficio. La principal dificultad es el acceso masivo a ellos, dado que tienen un alto costo económico.

Unidad de Trastornos Cognitivos
Teléfono: 210 1061