Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Teratomas ginecológicos: Esos curiosos tumores

Teratomas ginecológicos: Esos curiosos tumores

10/02/2009
1 min lectura

Compartir en:

En la antigüedad, se creía que los teratomas eran un castigo y aseguraban que estos tumores se producían como castigo al canibalismo. Asimismo, otras creencias lo atribuían a brujería o maldiciones. La verdad es que los teratomas corresponden a un desarrollo anormal de las células pluripotenciales, es decir, gametos y células embrionarias.

El doctor Marcelo González, ginecólogo de Clínica Alemana, explica que 'teratoma viene del griego 'teraton', que significa 'monstruo', ya que en algunas ocasiones estos tumores pueden desarrollar pelo y dientes muy similares a los tejidos humanos'.

En el hombre, los teratomas que se originan de los gametos ocurren en el testículo, y en la mujer, en los ovarios. En tanto, los que se generan a partir de las células embrionarias, generalmente, se ubican en la línea media del cuerpo. Pueden estar en el cerebro, nariz, lengua y cuello, entre otros lugares.

Los embrionarios son más comunes y se detectan a través de ecografías durante el embarazo o en recién nacidos, y ocurren en la región sacrococcígea.

Los teratomas se clasifican en tres: maduro, que normalmente es benigno; inmaduro, que es maligno, y monodermal o teratoma altamente especializado. El ginecólogo explica que 'la gran mayoría corresponde a teratomas quísticos maduros, también llamados quistes dermoides'.

Los teratomas benignos, generalmente, no producen problemas mayores salvo que, por su tamaño o velocidad de crecimiento, ejerzan un efecto de obstrucción o presión sobre los órganos vecinos -torsión en caso de testículo u ovario-, o bien presenten hemorragia cuando tienen abundante circulación. Esto ocurre adultos jóvenes.

El especialista explica que el tratamiento consiste en extirpar completamente el tumor con cirugía. Sin embargo, en algunos casos no muy frecuentes, puede reaparecer en el mismo órgano o en otros vecinos.

Los tumores inmaduros son muy poco habituales y contienen células que se asemejan a tejidos embrionarios o fetales, tales como el tejido conectivo, las vías respiratorias y el cerebro. Si no se han extendido más allá del ovario y la inmadurez no es prominente, se debe extirpar el ovario.

Sin embargo, cuando se ha expandido más allá y/o una gran parte del tumor tiene un aspecto muy inmaduro, se recomienda quimioterapia, además de la extirpación quirúrgica del ovario, asegura el doctor Marcelo González.

Departamento de Ginecología
Teléfono: 210 1092