Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Abdominoplastía: Una opción luego de los embarazos

Abdominoplastía: Una opción luego de los embarazos

05/02/2010
3 min lectura

Compartir en:

Tener el vientre plano es el sueño de todas las mujeres. Sin embargo, muchas no lo pueden conseguir, sobre todo quienes han tenido una gran baja de peso o han estado embarazadas.

Para este tipo de casos, en que ni el gimnasio ni la dieta pueden ayudar, está la abdominoplastía, que según explica la doctora Florencia Haack -cirujano plástico de Clínica Alemana- se trata de un procedimiento en el cual se retira de la región inferior del abdomen el exceso celular y de piel que está sobrante y en forma de delantal.

El abdomen abultado se da principalmente en pacientes de sexo femenino que han tenido dos o más embarazos y la piel ha sufrido un estiramiento que luego no vuelve a su estado previo. Asimismo, la cirugía ayuda a que las estrías que están debajo del ombligo puedan ser eliminadas.

El procedimiento dura entre dos y tres horas

Consiste en hacer una incisión por arriba del pubis que se prolonga hacia ambos costados, quedando de aproximadamente 30 cms de largo. Se despega la piel y el tejido celular por encima del músculo hasta el reborde de las costillas, desinsertando el ombligo, el cual se repone nuevamente después de extraer la piel sobrante.

Luego los músculos rectoabdominales, que han quedado separados por los embarazos, se unen mediante una sutura, con lo cual se obtiene un abdomen más firme, plano y acinturado.

Esta cirugía se puede asociar con una lipoescultura de las caderas y cintura, pero no con una lipoaspiración del abdomen, ya que podría haber sufrimiento de la piel de esta zona.

'Con respecto a la cicatriz, esta queda oculta bajo el bikini. El proceso de cicatrización es variable de persona a persona, pero es importante que la paciente realice un tratamiento de compresión por lo menos durante tres a cinco meses para que sea estéticamente óptima', sostiene la cirujano.

Otra de las técnicas usadas es la abdominoplastía vertical, en ella se reseca el excedente celular de piel en forma vertical. Está indicada en personas con cicatrices abdominales por cirugías previas o en quienes han tenido una baja de peso de 40 a 60 kg e incluso más. La cicatriz, en este caso, es vertical en la línea media del abdomen y se conserva el ombligo.

Respecto del peso del paciente, lo delgada o gorda de una persona no tiene relación con la indicación para llevar a cabo la operación, aunque el ideal es que los pacientes con sobrepeso trate de reducirlo a uno más estable y que pueda mantenerse en él. No es requisito llegar al peso ideal que corresponde según la talla y estatura de la persona.

En cuanto a la recuperación, esta podría ser incómoda puesto que hay que permanecer en posición flectada, caminar agachado y dormir semi sentada. 'El drenaje se saca al cuarto o quinto día. También se debe llevar una dieta equilibrada y la ingesta de alimentos es fraccionada', afirma la doctora.

Luego de 15 días hay una recuperación del 50%. Al mes ya se puede llevar una vida normal, incluyendo todo tipo de actividades. Asimismo, el resultado estético final se verá realmente al cabo de tres a cuatro meses.

Lo habitual es que la persona se someta una sola vez a la operación y el resultado sea de por vida. En el caso de quienes quieran volver a embarazarse, la gestación no es afectada por la cirugía, pero obviamente habrá un deterioro en el resultado estético original.

Para aquellas personas con enfermedades de tipo crónicas descompensadas, como diabetes, hipertensión, insuficiencia renal, alteraciones metabólicas, neoplasias y otras, hay que evaluar muy detalladamente la justificación de esta cirugía.

La cirujano plástico especifica que los pacientes ideales para reducir su abdomen son aquéllos que tienen expectativas reales y están emocionalmente estables.

Posibles complicaciones del postoperatorio

  • Hematoma: Es una acumulación de sangre y se presenta dentro de las primeras 48 horas.
  • Ceroma: Acumulación de líquido seroso que se manifiesta con un aumento del volumen abdominal, que en algunas ocasiones drena a través de la incisión. Se presenta al cabo de la primera semana.
  • Dehiscencia: Es un problema que está en relación directa con la tensión del cierre, y la cantidad del despegamiento. En estos casos influye enormemente el tabaquismo, la posición de la cama, la formación de ceroma y el incumplimiento de reposo indicado por el médico.
  • Sufrimiento cutáneo y necrosis: Se asocia a excesiva tensión en el cierre, cicatrices previas en línea media abdominal, historia de tabaquismo, liposucción asociada en el colgajo abdominal y hematoma no reconocido.

Servicio de Cirugía Plástica
Teléfono: 210 1000