Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Exitoso reimplante de mano en Clínica Alemana

Exitoso reimplante de mano en Clínica Alemana

07/01/2010
2 min lectura

Compartir en:

Una sorprendente recuperación ha tenido un hombre de 40 años, quien a principio de noviembre fue sometido a un reimplante de mano en Clínica Alemana de Santiago, luego de que su extremidad derecha fuera cercenada accidentalmente mientras trabajaba con una guillotina para cortar metales
.

El corte se produjo en la parte inferior de la palma, a nivel metacarpiano, dividiendo la extremidad desde un poco más arriba de la muñeca hasta la mitad del dedo pulgar. Apenas sucedió el accidente, la mano amputada fue guardada con hielo, aislada por otro nylon para protegerla de la humedad y evitar que la piel se queme.

'La mano llegó separada del paciente en una bolsa con frío; pensamos que estaba en un proceso avanzado de necrosis porque la piel se veía muy oscura, pero era debido al aceite de la maquinaria', explica el doctor Arturo Madrid, experto en reconstrucción microvascular, quien estuvo a cargo de la intervención en conjunto con el doctor Rodrigo Lozada, del Equipo de Mano de Traumatología, ambos de Clínica Alemana, institución que cuenta con especialistas experimentados en esta área y con toda la tecnología necesaria para efectuar este tipo de cirugía.

Para realizar la cirugía, se preparó al paciente en un pabellón y, en otro separado, fue aseada la extremidad mutilada, de manera que quedara lista para reimplantarla. El objetivo era 'salvar la mano', sobre todo considerando que para el paciente es una de sus principales herramientas de trabajo.

Dada la complejidad de este tipo de cirugía, es fundamental la integración del equipo médico y su experiencia en microcirugía, ya es que es necesario volver a unir con mucha precisión arterias, venas, nervios y tendones. Todo esto se efectúa con un sofisticado instrumental y un microscopio especialmente diseñado para reconstruir estructuras tan pequeñas. Para realizar estas conexiones se fijan previamente los huesos de la extremidad con gruesas agujas de fierro que permiten darle estabilidad a la zona.

'El principal riesgo en estas intervenciones es perder la extremidad, es decir, que el corte haya producido mucha destrucción de tejido y compromiso vascular de la mano amputada, lo que haga imposible conectar arterias y venas', afirma el especialista. Afortunadamente, en este caso eso no sucedió y fue posible devolverle la irrigación a la extremidad mutilada.

El procedimiento duró siete horas y los resultados dejaron muy satisfecho al equipo médico. Este intervención fue complementada días después con otra programada para unir los tendones restantes, y efectuar una pequeña cirugía plática del pulgar, procedimiento que se efectuó en otro centro de salud, donde actualmente realiza su rehabilitación, a través de sesiones de kinesiterapia que le ayudarán a recuperar la motilidad y sensibilidad, proceso que en su totalidad demora alrededor en un año.

Su evolución es supervisada por los doctores Felipe Saxton y Robinson González, quienes son actualmente sus médicos tratantes.

'Hoy, a casi dos meses de la operación, podemos decir que se ve como una mano prácticamente normal, excepto por el pulgar, donde se perdió un segmento distal, por lo que más adelante necesitará un injerto', explica el doctor Madrid. Sin embargo, es enfático al recalcar recalca que los buenos resultados, tanto desde el punto de vista funcional como estético, se deben a un fuerte trabajo en equipo.