Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Infecciones por Escherichia coli: Nada nuevo en Chile

Infecciones por Escherichia coli: Nada nuevo en Chile

30/05/2011
1 min lectura

Compartir en:

Se ha culpado a la Escherichia coli por más de diez muertes en Alemania y por el contagio de más de dos mil personas en Europa en las últimas semanas. Pero este brote no es culpa de cualquier cepa de esta bacteria, sino de una perteneciente al grupo de las enteropatógenas, específicamente, la llamada Escherichia coli enteroagregante de serotipo O104:H4, productora de la toxina Shiga. Esta cepa es nueva, no descrita anteriormente y ha demostrado ser muy agresiva. Además, a diferencia de las cepas conocidas, afecta principalmente, a adultos.

Inicialmente, se pensó que era la de tipo enterohemorrágica, conocida en Chile y que puede tener serias consecuencias en los humanos, como un cuadro que incluso puede llevar a la muerte, denominado síndrome hemolítico urémico (también conocido como SHU), el que constituye una de las principales causas de insuficiencia renal aguda en niños y de graves infecciones intestinales que derivan en fuertes diarreas.

Una publicación nacional de la Revista Chilena de Infectología de diciembre del año 2008 establece que hubo entre 0,5 y 9 casos por 100 mil menores de 15 años en el año 2001. Agrega que el SHU representa el 10% de las infecciones intestinales por la Escherichia coli enterohemorrágica.

“Las infecciones por esta bacteria son conocidas en nuestro país, afectan en su mayoría a niños, los que se contagian especialmente al ingerir carne cruda o poco cocida”, afirma el doctor Luis Thompson, infectólogo de Clínica Alemana.

La Escherichia coli se transmite a los humanos, principalmente, por alimentos contaminados, como vegetales regados con agua infectada o que hayan estado en contacto con desechos de animales contagiados, y por carne o leche de animales contaminadas, sobre todo, de vacuno. La cepa que actualmente, afecta a Alemania, se ha relacionado con el consumo de pepinos y tomates, entre otros vegetales.

Para evitar el contagio de escherichia coli, es indispensable cocinar las carnes, y lavar las frutas y verduras si serán comidas crudas. Además, tomar solamente agua garantizada como potable. Si no se dispone de ella, hervirla por lo menos durante un minuto.

Asimismo, se recomienda ubicar los alimentos listos para comer en la parte superior del refrigerador y los crudos en la parte inferior para que sus jugos no contaminen los productos listos para comer. También hay que cubrir todos los alimentos en la heladera, utilizar utensilios limpios para cada tipo de producto, lavar adecuadamente las manos antes de preparar la comida y limpiar los mesones de la cocina con cloro.

Servicio de Infectología
Teléfono: 2101101