Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Válvulas endobronquiales: Un respiro para pacientes con enfisema pulmonar avanzado

Válvulas endobronquiales: Un respiro para pacientes con enfisema pulmonar avanzado

27/10/2011
1 min lectura

Compartir en:

Mucho cansancio, falta de aire y dificultad para lograr una respiración profunda son algunas de las señales que indican la presencia de un enfisema pulmonar. Este cuadro consiste en un aumento permanente de los espacios aéreos responsables del intercambio gaseoso con destrucción de las paredes alveolares.

El enfisema pulmonar avanzado se trata con cirugía o trasplante, sin embargo, algunas personas pueden recibir una solución anterior y no invasiva: la instalación de válvulas endobronquiales.

“Estos dispositivos están hechos de metal (nitinol) y cubiertos en poliuretano yson unidireccionales, por lo que permiten que el aire salga de esa parte del pulmón con cada espiración, pero que no vuelva a entrar al inspirar”, explica el doctor Sebastián Fernández-Bussy, especialista en neumología intervencional y cuidados intensivos.

Así, con el tiempo, se logra desinflar esa zona, desocupando el espacio que ocupaba en el tórax y permitiendo que el pulmón más sano ocupe ese sector. Así, disminuye la falta de aire de las personas.

¿Cómo se instalan las válvulas?
Lo principal es elegir a un candidato ideal. Para esto, se realiza un scanner de tórax que debe confirmar que el enfisema esté en la parte superior del pulmón. Si es así, se hacen las pruebas respiratorias necesarias y luego el procedimiento. La edad, por ejemplo, no es un factor discriminatorio, pero la persona debe tener buena salud. También importa el grado del enfisema.

La instalación de válvulas endobronquialesse realiza conuna broncoscopía simple, ambulatoria y que dura alrededor de una hora. Con el paciente dormido, se introduce un broncoscopio (con cámara en la punta) por la boca hasta la parte superior del pulmón. Se mide el diámetro de la válvula que se necesitará y, a través del canal de trabajo del broncoscopio, se llega a la parte indicada, donde esta se libera y queda implantada, enganchada como un ancla. En promedio, se necesitan tres válvulas por tratamiento.

En algunos casos, es necesario que la persona quede hospitalizada para realizarle una radiografía y asegurarse deque todo vaya bien, ya que en porcentajes muy bajos, pueden presentarse complicaciones como sangrado, formación de cicatrización alrededor de la válvula, algún tipo de infección y neumotórax.

Si es necesario, se remueve la válvula con el mismo procedimiento y se puede instalar en otro lugar o, simplemente, no volver a utilizarla.

En cuanto a los resultados, el doctor Fernández-Bussy explica que “aunque no es una solución para todos los pacientes, es una posibilidad, ya que las otras alternativas son cirugía (sacar la parte dañada del pulmón) o un trasplante, entonces antes de eso, se prueba este tratamiento”.

Agrega que más de la mitad de los pacientes tiene una mejoría sintomática, es decir, se sienten menos ahogados.

 

Servicio de Enfermedades Respiratorias
Teléfono: 2101101