Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

En verano: Especial cuidado con el virus Hanta

En verano: Especial cuidado con el virus Hanta

07/02/2012
2 min lectura

Compartir en:

Esta semana, el Ministerio de Salud decretó una alerta sanitaria en la región del Bío-Bío por la presencia de al menos dospersonas con virus hantaen el complejo Penitenciario El Manzano, de Concepción. En estos casos, el contagio parece estar asociado al desplazamiento de los roedores desde su hábitat natural a complejosdonde viveel hombre, debido a incendios forestales y a labores de deforestación de cerros aledaños.

Durante este año, se han notificado ocho casos de infección por virus hanta(unoen la Región del Maule,tres en la región del Bío-Bío,tres en la Araucanía yuno en Los Lagos). Considerando que la mayoría de estas situaciones se presenta durante el verano y principios de otoño es muy importante reforzar las medidas de prevención, sobre todo en época de vacaciones.

El doctor Pablo Vial, infectólogo de Clínica Alemana, explica cómo se contagia este virus y en qué consiste la enfermedad que produce, llamada síndrome pulmonar por virus hanta.

¿Cómo se contagia el virus hanta?
El roedor silvestre de cola larga (Oligoryzomys longicaudatus) es el que contagia la enfermedad. Los ratones urbanos no son portadores de este virus. Ocasionalmente, se transmite de persona a persona, especialmente a quienes tienen contacto íntimo con un caso.

Transitar por el campo no produce riesgo de contraerlo, solamente hay peligro si se está en contacto con orina, deposiciones u otras secreciones de roedores, las que pueden ser aspiradas por una persona al levantarse polvo, por ejemplo, al barrer, desmalezar, recolectar leña o mover objetos en lugares cerrados como galpones.

¿Cuáles son las principales características del roedor que transmite el virus hanta?
Es un ratón pequeño, del tamaño de un puño y su cola supera el largo de su cuerpo (su cuerpo mide entre 6 y 8 cm. y la cola, entre 11 y 15 cm. de largo). Son tímidos, tienen hábitos vespertinos, se alimentan al atardecer y al correr dan saltitos. Habitan generalmente, en matorrales cordilleranos y costeros, sobre todo donde hay quila, y prefieren zonas cercanas a cursos de agua. Evitan los lugares descampados despejados donde no pueden protegerse de sus depredadores (búhos, serpientes, gatos, etc). Viven con el virus sin enfermarse, pero lo excretan a través de saliva, orina y deposiciones que, al entrar en contacto con un humano, pueden contagiarlo.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome pulmonar por virus hanta?
La enfermedad comienza con fiebre alta, dolores musculares intensos, dolor abdominal (a veces vómitos y diarrea) y de cabeza, y posteriormente, dificultad para respirar. Podría decirse que se parece a una gripe o influenza, pero sin dolor de garganta ni secreción nasal. Luego de los síntomas iniciales, se desarrolla una insuficiencia respiratoria y shock cardiovascular que debe ser tratado cuanto antes.

Se debe consultar a un médico si en las últimas seis semanas se ha estado en contacto con ratones silvestres (o sus excrementos) o en sitios cerrados en el campo, como bodegas, silos o leñeras.

¿Cómo se puede prevenir?
La principal forma de mantener alejado el virus hanta es no teniendo contacto con ratones contagiados ni con sus desechos. Para esto, es indispensable mantener la limpieza en el interior de las casas y en los jardines, impidiendo que ellos se acerquen a buscar restos de comida o a habitar en matorrales o montones de leña y troncos.

Se sugiere:
-Depositar todos los alimentos en envases bien cerrados, incluidos los de mascotas.
-No dejar utensilios sucios sobre el lavaplatos.
-Limpiar periódicamente pisos y superficies de la cocina.
-Botar la basura en recipientes con tapa y mantenerla alejada de la casa o camping.
-Evitar acampar en zonas con maleza (desmalezar es una actividad de riesgo), además de no andar por senderos que no tengan un camino delimitado.
-No matar los animales que cazan ratones y controlan su población, como lechuzas y culebras.
-No se recomiendan las desratizaciones masivas, ya que pueden perturbar seriamente el medio ambiente.

Desde el punto de vista personal, lo más importante es estar atento a que el aire que uno respira no esté potencialmente contaminado con secreciones de roedores, evitando los lugares donde circulan o hacen nidos: leñeras, debajo de casas con pilotes, bodegas cerradas, cúmulos de fardos, etc.

¿Qué se debe hacer en las casas que han estado cerradas por mucho tiempo?
Ventilar 30 minutos antes de entrar, usando mascarilla y guantes, luego rociar con una adecuada solución desinfectante, la que se prepara disolviendo dos cucharadas soperas de cloro en un litro de agua. También sirve cualquier detergente o jabón.