Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Escoliosis: La importancia de detectarla precozmente

Escoliosis: La importancia de detectarla precozmente

08/03/2012
1 min lectura

Compartir en:

Probablemente, en los meses de verano, cuando el traje de baño es protagonista, salieron a la luz algunos problemas que durante el resto del año se ocultaban bajo varias capas de ropa. Es así, como los padres se dan cuenta de aspectos del cuerpo de sus hijos que antes no habían visto, como deformidades en la columna vertebral que generalmente revelan una escoliosis.



La doctora Karen Weissmann, cirujano de columna de Clínica Alemana, explica que en esta época las consultas por esta razón aumentan. “En general, los papás traen a los niños porque ven que tienen las escápulas o los hombros asimétricos, o la cintura plana a un lado y curva al otro”, cuenta.

Esta patología se presenta más en el sexo femenino. Por cada hombre con escoliosis, hay cuatro niñas afectadas. A esto se suma que ellas consultan más porque la ropa apretada hace más notorias estas asimetrías, sobre todo cuando se percibe en la cintura.

¿Por qué se produce?
A diferencia de lo que muchos piensan, la escoliosis no es consecuencia de una mala postura o de usar mochila, como sí ocurre con otras patologías, como el dorso curvo postural.

Hay distintos tipo de escoliosis, dependiendo de la causa. Pueden ser congénitas o sea con malformaciones vertebrales presentes desde el nacimiento, que a menudo están asociadas a malformaciones renales o cardiacas. Otro tipo son las neuromusculares, enfermedades del colágeno, de los músculos o del sistema nervioso central, entre muchas otras.

Sin embargo, la escoliosis más frecuente es la 'idiopática', es decir, aquella que no tiene causa aparente. Se puede presentar desde el nacimiento hasta el fin del crecimiento, pero es más frecuente en la adolescencia. Sin embargo, con los avances de la medicina, actualmente ya se conocen más de 50 genes asociados a su origen.

De acuerdo a la Guía Clínica Ministerial, la mayoría de los estudios de prevalencia se refiere a la escoliosis idiopática del adolescente. Así, en el 2 a 3% del universo en riesgo -niñas y niños de 10 a 16 años- aparece una curva estructural sobre 10° en la columna vertebral. De este grupo, el 10% requiere tratamiento activo y el 1% necesita cirugía.

Detección temprana y tratamiento
El tratamiento que se debe realizar va a depender de la gravedad de la curva. Puede ir desde ejercicios y corsé hasta cirugía, la que generalmente queda reservada para casos con curvas sobre 40° o que aumentan pese al tratamiento con corsé

“La escoliosis puede aparecer a cualquier edad y mientras antes se detecte, hay más posibilidades de tratarla exitosamente. Lo ideal es examinar a las niñas alrededor de la menarquia (primera menstruación) y a los niños cuando están cambiando la voz, ya que esa es la edad en que se manifiesta la escoliosis idiopática. Por eso, los controles sanos de los niños son fundamentales para hacer la pesquisa”, concluye la doctora Weissmann.