Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

28 de julio: Día Mundial contra la Hepatitis

28 de julio: Día Mundial contra la Hepatitis

24/07/2013
1 min lectura

Compartir en:

Millones de personas padecen hepatitis virales, y muchas están expuestas al riesgo de contraer la infección. De hecho, alrededor de un millón de personas muere cada año por enfermedades relacionadas con la hepatitis viral, en la mayoría de los casos por cirrosis y cáncer del hígado, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Como la hepatitis se ha transformado en una epidemia silenciosa, dado que muchos no saben que están infectados, la OMS –como todos los años- conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis el 28 de julio. Esta vez, el objetivo es acrecentar la sensibilización y la comprensión de la hepatitis viral y las enfermedades que provoca.

La doctora Alejandra Marcotti, infectóloga de Clínica Alemana, explica que “el hígado es un órgano fundamental dentro del metabolismo de alimentos, sustancias tóxicas, alcohol y medicamentos. La hepatitis es la inflamación del hígado que en casos graves, incluso, puede impedir su buen funcionamiento”.

Tipos de hepatitis
Existen distintos virus de esta enfermedad: A, B, C, D y E. Sin embargo, los más habituales son los tipos A, B y C.

La hepatitis A es transmitida por agua y alimentos, y la B, a través de relaciones sexuales, vía materno fetal y por sangre y fluidos corporales. En tanto, la C se contagia principalmente por sangre o materiales contaminados con esta. Por último, la hepatitis E tiene un mecanismo de transmisión similar a la A.

Asimismo, hay formas de hepatitis causadas por la ingesta de elementos tóxicos, como alcohol, drogas o algunos medicamentos, o por el propio sistema inmune que comienza a destruir las células hepáticas. También puede originarse por una intoxicación al consumir un hongo denominado Amanita faloide, que en Chile existe en la zona central y que puede ingerirse sin saber que es venenoso.

“Cualquiera sea el origen, esta inflamación provoca síntomas como fiebre, decaimiento, malestar abdominal, sensación de náusea y, a veces, ictericia (tinte amarillo en ojos y piel). Los cuadros más serios conllevan falla en la función del hígado, es decir, pueden requerir necesitar un transplante de hígado como única solucion”.