Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Los riesgos de usar piercing en la boca

Los riesgos de usar piercing en la boca

29/09/2013
3 min lectura

Compartir en:

Los adornos en el cuerpo han estado presentes en la historia del hombre desde tiempos remotos, como manifestación de su identidad cultural o simplemente por motivos estéticos. Por ejemplo, los indios navajos de Norteamérica, creían que los malos espíritus ingresaban a la cabeza por sus orificios naturales, como ojos, boca, orejas y nariz, por lo que ponían en ellos objetos brillantes para ahuyentarlos.

Siglos después, la perforación de diversas partes del cuerpo para instalar accesorios en ellas se ha ido masificando en occidente. Sin duda, uno de los más populares son los piercings, los que muchos utilizan en alguna parte de la boca, como labios o lengua.

Estos pendientes o joyas, pueden estar elaborados con distintos materiales como acero quirúrgico, platino, titanio, oro, cerámica, plásticos o una mezcla de ellos.

La odontóloga María Consuelo Fresno, de Clínica Alemana, explica que esta práctica no está exenta de riesgos. “Se han descrito varias complicaciones y consecuencias adversas en el organismo tanto inmediatas como tardías”, afirma.

Al primer grupo pertenecen alteraciones como dolor en la zona perforada, aumento de volumen por edema producido en la herida, dificultades para masticar y tragar, problemas en la pronunciación, sangrado prolongado del área e infecciones locales por no realizar el procedimiento de manera adecuada.

Pero sin duda, lo más preocupante son las complicaciones tardías, ya que ponerse un piercing puede ser un medio de transmisión de enfermedades como HIV, hepatitis, herpes simplex, Epstien Barr, tétanos y tuberculosis, si en el procedimiento se utilizan elementos contaminados.

Otro efecto indeseado son graves lesiones dentales, las que van desde abrasión del esmalte hasta fracturas y pérdida de dientes. Asimismo, el uso de estos objetos en la lengua o labio inferior puede provocar trauma gingival con retracción de la encía a nivel de los incisivos inferiores.

El soporte óseo de los dientes también puede ser perjudicado por los piercing, como resultado del daño crónico producido por la destrucción del tejido que protege y mantiene al diente en posición.
Documento sin título

Otras consecuencias son:

1.
Dificultades persistentes en las funciones orales tales como deglución, pronunciación de ciertos fonemas, masticación, entre otras.
2.
Sensibilidad dentaria ante los cambios térmicos en aquellos dientes con fisuras.
3.
Alergia al material del piercing. Si esto sucede debe ser retirado de inmediato.
4.
Aspiración accidental de este accesorio con peligro de obstrucción de las vías aéreas.
5.
Deglución o ingestión accidental del piercing y todas las complicaciones que esto conlleva: úlcera esofágica o gástrica por decúbito, perforación, etc.
6.
Galvanismo (sensación de corriente eléctrica) al entrar en contacto con otras restauraciones de diferente composición metálica en la boca.
7.
Daño neurológico. Debido a la anatomía de la zona, es posible que en el momento de la perforación pueda dañarse un nervio, lo que determina finalmente una parestesia (sensación anormal que se traduce en hormigueo, adormecimiento y alteración en la movilidad).
8.
Heridas y desgarros de la mucosa debido al trauma constante al que son sometidas ya que, por lo general, los portadores de piercings tienden a mover y “jugar” con estos accesorios.
9.
Interferencia en la toma de radiografías, tomografía y resonancia magnética.
10.
Aumento de la salivación.
11.
Halitosis, o sea, mal olor en la boca por dificultad o deficiencia en la higiene de la zona.
12.
Infecciones locales y sistémicas tardías. Si no se tiene el cuidado de higiene en relaciòn a la inserciòn (piercing) y los tejidos que lo rodean, pueden producirse infecciones que se generalicen por vía sanguínea.
13.
Depósito de sarro sobre la superficie del piercing.
14.
Por ser este accesorio un elemento ajeno al cuerpo, pueden producir alteraciones en la cicatrización.

Considerando todo esto, la recomendación es no utilizar este tipo de accesorio en la cavidad oral y evitar así graves lesiones en los dientes y otros tejidos de la boca.

 

Departamento de Odontología y Cirugía Máxilofacial

Teléfono: 22101313