Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Niños: Por qué tan desconcentrados?

Niños: Por qué tan desconcentrados?

03/03/2013
1 min lectura

Compartir en:

Muchos papás deben enfrentar el constante llamado del colegio porque su hijo suele estar desconcentrado. ¿Qué hacer? La psicopedagoga de Clínica Alemana Karen Portugueiz sostiene que lo fundamental es la motivación del niño.

La especialista explica que los factores que influyen en la concentración son tanto genéticos como ambientales y depende de cada menor en qué porcentaje interviene cada uno.

Para ella, los niños deben tener una rutina establecida, ya que así, aunque la mamá no esté en la casa, puedan seguir una estructura o hábitos de estudio, los que son muy necesarios para el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Cuando se trata de menores de ocho años, al terminar de estudiar hay que preguntarles acerca de lo que aprendieron. Además, siempre es recomendable una pausa, por ejemplo, tomar té, ver un rato televisión o distraerse, ya que es sano y necesario en los niños.

De todas formas, es importante considerar que a medida que van creciendo, deberían tener mayor tiempo de concentración.

Asimismo, explicarles que el 90% o más de la materia, deberían aprenderla en el colegio. También recordarles que el recreo es para jugar.

Para ayudarlos a lograr una mejor concentración, siempre es bueno hacer actividades lúdicas que les ayuden a 'entrenar” esta habilidad. Por ejemplo, juegos de ingenio y memorice.

En menores con déficit atencional, las indicaciones son las mismas, sin embargo, hay que ser más riguroso en que se cumplan y usar muchos refuerzos positivos frente a aprendizajes y esfuerzos realizados por los niños. La idea es que se les enseñe en forma atractiva y acercando los temas a cosas significativas para ellos.

En cuanto al lugar físico, la psicopedagoga aconseja:
-Un espacio bien iluminado, con luz natural y, si es artificial, que sea muy buena.
-El ambiente debe ser aireado, ni muy frío ni muy caluroso, para que no le dé sueño.
-Contar con un escritorio amplio y sin juguetes o cosas que lo distraigan.
-Tener todos los materiales que necesite, para que no se desconcentre en ir a buscar algo.
-Comer e ir al baño antes de sentarse a estudiar.