Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Todo sobre los antivirales

Todo sobre los antivirales

04/05/2013
2 min lectura

Compartir en:

Adenovirus, virus respiratorio sincicial, influenza y resfrío común, entre otros, ya están aumentando con la llegada del otoño y con esto crecen las consultas al doctor para tratar sus síntomas. Uno de los fármacos más recetados son los antivirales, ¿qué son realmente y cuándo se deben utilizar?

Se trata de medicamentos, ya sea en comprimidos o administrados por vía inhalatoria, que se pueden usar en el tratamiento o prevención de una enfermedad viral.

“Son compuestos químicos capaces de identificar partes de la estructura de un virus, habitualmente proteínas virales, que pueden ser debilitadas y, con ello, se altera la multiplicación de este agente. Así, la infección se acaba o se hace más tenue”, explica el doctor Hernán Cabello, broncopulmonar de Clínica Alemana.

Los antivirales pueden aliviar los síntomas y ayudar a sentirse mejor rápidamente. Cuanto antes se administren, mayor es su efecto en el proceso de recuperación. Asimismo, pueden prevenir complicaciones graves derivadas de esa infección.

Existen varios tipos de antivirales y todos actúan de un modo parecido. Por ejemplo, contra los virus del SIDA, herpes e influenza. En este último caso, la clave es usarlo en la etapa precoz desde el inicio de los síntomas (menos de 48 horas después de su aparición), cuando el uso de antivirales puede cortar la replicación del virus y estos dejan de contagiar otras células sanas del aparato respiratorio, impidiendo que la enfermedad se exprese con toda la virulencia que tiene.

Los medicamentos antivirales para la influenza también se pueden utilizar para prevenirla al administrarlos a una persona sana, pero que ha estado o está cerca de alguien enfermo. En estos casos tienen una efectividad de aproximadamente entre el 70% y 90%.

Estos fármacos deben ser recetados por un médico que conozca los beneficios y los riesgos de su uso. En general, cualquier persona puede utilizarlos, en particular, los niños y mujeres embarazadas.

El doctor Cabello agrega que con los antivirales se debe tener los mismos resguardos que con los antibióticos, pues el mal uso puede llevar a crear resistencia. Además, algunos pueden provocar náuseas, vómitos, tos, congestión nasal, mareos o cefalea. Estos efectos, incluso, se pueden observar con dosis recomendadas por los médicos. La automedicación o la sobredosis de estos productos pueden incrementar la frecuencia e intensidad de los mismos efectos.


¿Cuál es la diferencia entre virus y bacterias?
Un virus es un microrganismo relativamente simple, muy pequeño, sin pared externa, que no se puede ver en un microscopio y que para su multiplicación requiere invadir una célula (animal o vegetal), parasitándola. La replicación de algunos virus en células del cuerpo humano genera cambios en este que se traducen en diferentes enfermedades. Un tipo común de virus son los del resfrío, que se multiplican en las células del aparato respiratorio y pueden generar cuadros clínicos de diferente complejidad, desde un resfrío común hasta una neumonía grave.

Las bacterias son organismos unicelulares, de mayor tamaño que un virus, que tienen una pared celular, un núcleo y algunos organelos que los asemejan más a una célula, animal o vegetal. Se trata de los organismos más abundantes del planeta y pueden encontrase en diferentes condiciones climáticas. Muchas bacterias son patógenas para el ser humano y su adquisición supone la aparición de un cuadro clínico particular según el agente que ingrese al organismo. Una bacteria común es la Streptococcus betahemolítico que da cuadros de faringoamigdalitis, con pus y fiebre alta.

 

Servicio de Enfermedades Respiratorias
Teléfono: 2210 1101