Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Estrés y embarazo: la importancia de consultar

Estrés y embarazo: la importancia de consultar

24/04/2014
1 min lectura

Compartir en:


Si bien el embarazo es una etapa llena de emoción y alegría para la mamá, es posible que los cambios físicos, psicológicos y factores externos generen estrés, lo que puede tener consecuencias en la gestación.

 

El doctor Rodrigo Sáez, ginecólogo de Clínica Alemana, explica que “el estrés se puede definir como un proceso en el que las exigencias del ambiente sobrepasan las capacidades adaptativas, y que resultan en cambios psicológicos y biológicos que ponen a la persona en riesgo de enfermarse”.

 


Agrega que para explicar la ocurrencia del estrés en una embarazada es fundamental considerarla como un ente biopsicosocial. Entran en juego su edad, base genética, sus patologías previas (lo biológico), su personalidad, su temperamento, su inteligencia, sus mecanismos de defensa (lo psicológico) y su ambiente familiar, laboral, clase social (lo social).

El ideal es que la gestación transcurra sin estrés, que la mujer lo disfrute, ya que esto favorece un buen desenlace.

¿Cómo puede afectar al embarazo?

El especialista asegura queel estrés puede incrementar el riesgo de parto prematuro, de hipertensión del embarazo y el nacimiento de niños con bajo peso (< 2500 grs). “Incluso hay reportes sobre niños que tienen retraso en su desarrollo neuropsicológico, déficit en aprendizaje y memoria”, sostiene.

Sin embargo, destaca que estos problemas no surgen por cualquier estrés, dependen de la naturaleza por la que se produzca (muerte o enfermedad seria de un familiar cercano), la duración del estímulo, el momento del embarazo, el estado psicológico previo de la mujer (ansiedad, depresión previa). Por último, el ambiente social de la embarazada también puede actuar positiva o negativamente: nivel social, educacional, el apoyo familiar y/o laboral.


El Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras ha desarrollado una encuesta de tres preguntas que permite evaluar el nivel de estrés de las pacientes.


a) ¿Tiene usted algún problema (familiar, trabajo, transporte, etc) que dificulte su embarazo?
b) En una escala de 1 a 5, como está su nivel actual de estrés (1=bajo; 5=alto)
c) Si usted pudiera cambiar el momento de ocurrencia de este embarazo, le gustaría que hubiese sido antes, después, que no hubiera ocurrido o no lo cambiaría?

Dependiendo de las respuestas los médicos pueden intervenir educando, aconsejando, ofrecer un control prenatal más específico y/o derivando a apoyo psicológico, según sea el caso. “Podemos ser agentes de cambio y de apoyo”, asegura el doctor Sáez.

No se debe olvidar que las mujeres sometidas a estrés intenso durante el embarazo, y en particular aquellas con patologías del embarazo como las descritas: parto prematuro, hipertensión del embarazo y con recién nacidos de bajo peso están expuestas a un mayor riesgo de depresión postparto. En estos casos la sospecha clínica, la detección y tratamiento precoz son fundamentales para el éxito de la lactancia y desarrollo neuropsicológico de los hijos.