Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Resfríos en verano?

Resfríos en verano?

27/01/2014
1 min lectura

Compartir en:

Congestión y dolor de cabeza son síntomas típicos de resfrío, lo que suele relacionarse con invierno. Sin embargo, estas desagradables molestias también pueden presentarse en esta calurosa época.

El doctor Hernán Cabello, broncopulmonar de Clínica Alemana, explica que “en verano, los virus que producen resfríos son los mismos del resto del año, solo que es mucho más frecuente en épocas frías debido a las bajas temperaturas que hacen que permanezcamos más tiempo en lugares encerrados donde el riesgo de contagio es mayor”.

Los virus del resfrío se presentan cuando se está en contacto con una determinada cantidad de virus que viene en pequeñas gotas a través de la tos, estornudos, al reír e, incluso, al hablar. Así, logran llegar a la mucosa respiratoria alta, donde crecen y se multiplican. Esto produce inflamación de la mucosa y, dependiendo del área afectada, puede haber síntomas rinosinusales, faríngeos, laríngeos, óticos o bronquiales. Lo más común es la inflamación de la mucosa nasal, lo que genera el clásico resfrío común.

Para prevenir hay que evitar el contacto con personas enfermas o convalecientes. El especialista agrega que los cambios de temperatura (dormir con ventanas abiertas o con aire acondicionado) también pueden influir en el desarrollo de estos resfríos.

En general, tienen una evolución autolimitada de tres a cinco días. 'Sin embargo, incluso en esta época, hay casos en que se puede complicar y generar otitis, sinusitis, cuadros bronquiales más serios o, a veces, incluso neumonías, por lo tanto cualquier resfrío en que las molestias excedan los 7 días (presencia de fiebre o un acentuado compromiso del estado general) es motivo de consulta”, afirma el broncopulmonar.


Recomendaciones para prevenir

  • Lavado frecuente de manos, sobre todo después de estar en contacto con un paciente resfriado.
  • Uso de pañuelos desechables para limpiar las mucosidades nasales y su eliminación inmediata.
  • Evitar el contacto estrecho con personas resfriadas.
  • Mantener una sana rutina de alimentación y de horas de sueño, y evitar el exceso de alcohol y tabaco.