Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Día de la Madre: el legado de la figura materna

Día de la Madre: el legado de la figura materna

06/05/2015
2 min lectura

Compartir en:

Dicen que las primeras celebraciones de la madre se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades. Sin embargo, durante y después de la guerra civil norteamericana, la activista social Ann Maria Reeves Jarvis organizaba reuniones de mujeres con hijos para intercambiar opiniones sobre distintos temas de actualidad, en ese entonces se dieron cuenta de la importancia de la redes de apoyo en la crianza. Al morir Reeves, su hija quiso hacer un reconocimiento a su trabajo y conmemoró el 10 de mayo como el Día de la Madre.

En la actualidad, se sabe quela mamá es una figura central para el desarrollo de la identidad de los hijos y el principal referente de apego. Al respecto, el doctor Juan Pablo Undurraga, psiquiatra de Clínica Alemana, explicasu influencia en la vida de cada ser humano y da algunos consejos para enfrentar esta importante tarea.

¿Cuál es la importancia de la figura materna en el desarrollo de cualquier individuo?
A través de la relación amorosa “madre e hijo” se va tejiendo la capacidad de amar y de darle sentido a esta experiencia.

En la relación diaria, los seres humanos se instruyen no solo de contenidos y habilidades necesarias para sobrevivir, sino también de un modo de relacionarse con los demás. Asimismo, aprenden a identificar y validar (o no) las emociones, a gestionar conflictos, a asimilar los valores que guiarán sus decisiones vitales. En definitiva, el soporte emocional que entregan las madres a sus hijos cuando ellas se sienten también contenidas, posibilita una mejor adaptación socio-emocional del individuo.

¿Afecta de alguna manera en el desarrollo del instinto materno?
El tipo de apego de la infancia y la relación madre-hijo se asocia con el modo en que esteinteractuará y enfrentará las relaciones humanas en general, ya sea con la pareja, hijos, amigos etc.

En la relación diaria, los seres humanos se instruyen no solo de contenidos y habilidades necesarias para sobrevivir, sino también de un modo de relacionarse con los demás.

¿Cómo potencia el carácter del hijo?
Más que potenciarlo, el rol de la mamá es ofrecer un contexto rico en estímulos en el cual se construye una relación de reconocimiento, respeto y cuidado por el otro. En ese sentido, el maternaje positivo acompaña el crecimiento del hijo, ofreciéndole seguridad, pero también límites para que explore el mundo que lo rodea y logre darle sentido a la experiencia.

¿Qué pasa si no se tiene este referente?
Si la madre biológica no está presente, la mayoría de las veces existirán figuras de apego que ejerzan este rol o uno similar.

Más preocupante es cuando la figura materna es muy débil o definitivamente negligente en sus cuidados hacia el hijo, ya que existen riesgos para el desarrollo socioemocional de ese niño. Por lo tanto, es aún más relevante que en casos de riesgo, se tomen medidas para garantizar que esos pequeños tengan vínculos significativos con otros cuidadores que estén reemplazando transitoria o definitivamente a la madre ausente.

La importancia de conocer fortalezas y debilidades
Acompañar en el crecimiento de un hijo y criar a un ser humano son tareas sumamente complejas por lo que no deben reducirse a manuales. Es mejor trabajar la propia historia, los vínculos personales de manera de estar consciente de las fortalezas y limitaciones de cada una como madre.

Desde ese autoconocimiento y libertad se puede respetar al hijo sin cargar en él o ella heridas o expectativas de la propia historia.

Por último, el especialista explica que es esencial que la crianza no sea un espacio vivido desde la soledad y la culpa. Criar y ser mamá es una tarea difícil, agotadora y muy exigente. Por lo tanto, es muy importante buscar apoyo, recurrir a las redes familiares y de amigos, sobre todo el primer año del bebé que es muy demandante para los padres, en especial para la madre. Pero también a lo largo de la vida, se deben potenciar los vínculos que ayuden a vivir con más alegría y tranquilidad.