Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

El desafío de pasar de la sala de clases al mundo laboral

Jóvenes

El desafío de pasar de la sala de clases al mundo laboral

01/11/2015
2 min lectura

Compartir en:

Se acerca fin de año y con esto el cierre de un ciclo y el comienzo de otro. Esto se hace especialmente patente en quienes terminan una etapa predefinida, como la vida académica y dejan de ser estudiantes para comenzar su búsqueda en el ámbito laboral.

En algunos casos, el paso entre ambos periodos puede darse de forma casi natural, por ejemplo, cuando durante la carrera o inmediatamente después, se inicia la práctica laboral en una empresa, donde luego se es contratado. Sin embargo, hay quienes al salir de la universidad o el instituto se sienten desorientados y, a veces, hasta desamparados porque ya no hay un camino trazado que seguir y deben tomar decisiones que le permitan abrirse un espacio en el mundo del trabajo.

Al respecto, el doctor Juan Martín Castillo, psiquiatra de la Unidad de Adolescencia de Clínica Alemana, explica que es normal que frente a este panorama los jóvenes sientan inseguridad acerca del futuro inmediato e, incluso, se cuestionen sus logros hasta ese momento.

“Pueden creer que no son suficientemente buenos para encontrar un trabajo acorde con la preparación académica que tuvieron, tener nostalgia por la vida de estudiante secundario y sentir angustia por no poder cumplir las expectativas propias y de sus entorno”, explica.

Los padres pueden observar los posibles síntomas o conductas desadaptativas, hacérselas notaral joven y ayudarle a reflexionar y tomar el control de su situación.

¿Es frecuente que los jóvenes se sientan desorientados al terminar los estudios superiores?

Hasta hace unos años, no lo era, pero desafortunadamente, la situación actual de competencia, dificultades en la movilidad laboral, la solicitud de experiencia que no se tiene y otros factores más hacen que los jóvenes no logren entrar de forma segura y tranquila al “mundo real”, de mayores responsabilidades y exigencia. Sienten que el hecho de terminar los estudios superiores no asegura el “éxito” que se espera, y ven de manera más concreta la dificultad de cumplir las expectativas propias y de la familia.

¿Tiene que ver con la madurez?

No necesariamente. Lo que sí es importante es el carácter del joven en relación con el medio familiar y social en que se desenvuelve. En general, la psicología ha tratado de explicar esta situación, refiriéndose a “resolver la tarea evolutiva” que, en esta época, es pasar de la consolidación de una identidad integrada a una etapa donde este aspecto permita adaptarse y desempeñarse adecuada y establemente en el ámbito laboral, y en el resto de su vida.

¿Cómo puede ayudar la familia en esta etapa?

Como en todas las etapas del desarrollo, la familia es crucial. En este sentido, los padres pueden observar los posibles síntomas o conductas desadaptativas, hacérselas notaral joven y ayudarle a reflexionar y tomar el control de su situación.

¿En qué casos los papás deben preocuparse?

Cuando observan en el joven reacciones agresivas, frustración con las relaciones laborales o familiares, inseguridad marcada ante el futuro inmediato, angustia excesiva, apatía, falta de esfuerzo para superar sus dificultades, es decir, síntomas emocionales y conductuales que interrumpen su adecuado funcionamiento. En estos casos es importante consultar con un especialista.

Consejos para quienes inician su vida laboral

  • Preocuparse de terminar los estudios y titularse, para tener más y mejores posibilidades laborales.
  • Hacer prácticas profesionales o servicio social, ya que esto ayuda a obtener experiencia para el currículo.
  • Reflexionar sobre el esfuerzo que se realizó y aceptar la realidad como es.
  • No quedarse en las quejas o la angustia del momento, sino que pensar y ponerse metas a mediano y largo plazo.
  • Reevaluar las capacidades y habilidades, y con estas hacer un plan de acción.
  • Buscar y demostrarse a sí mismo y a los demás la determinación y la consistencia. Esto permite mayor seguridad propia.
  • Retomar las redes sociales y familiares, dado que son muy útiles para mejorar las posibilidades de encontrar el trabajo que se quiere.
  • Ser proactivo y establecer nuevas conexiones.
  • Entender que somos seres sociales y que requerimos de los otros para lograr las metas que nos proponemos.
  • Nunca dejar de aprender.
  • No olvidar que salir de la universidad es solo un paso más en el camino de la vida.