Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Los cambios que puede experimentar la piel en el embarazo

Los cambios que puede experimentar la piel en el embarazo

08/03/2015
2 min lectura

Compartir en:

 

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta múltiples cambios que involucran a distintos órganos, entre ellos la piel, el más grande de todos, ya que este tejido comprende aproximadamente el 5% del peso total de una persona, y muchas veces es el fiel reflejo de las alteraciones que va experimentando el organismo.

Las manifestaciones varían de una mujer a otra, ya que hay algunas que tienen mayor tendencia a desarrollar ciertas alteraciones. Si bien muchas de ellas no se pueden prever ni evitar, varias se revierten luego del embarazo y otras pueden prevenirse teniendo ciertos cuidados.

Sensibilidad cutánea
En esta etapa, la piel de la mujer se pone más sensible, por eso es recomendable lavar la ropa interior con jabones neutros o hipoalergénicos. No es aconsejable usar en forma directa perfumes ni lociones.

Manchas: no olvidar el protector solar
Durante el proceso de gestación, se comienzan a sufrir cambios hormonales que favorecen el aumento de la actividad de los melanocitos, células que forman la melanina, encargada de producir el pigmento en la piel. Esto se traduce en la aparición de manchas cafés en la cara, conocidas como cloasmas (melasmas en el embarazo).

Esta hiperpigmentación suele presentarse a partir del segundo mes de gestación y se acentúa progresivamente hasta tres meses después del parto, cuando suele desaparecer lentamente. Sin embargo, se ha observado que en los embarazos futuros reaparece, aunque esta vez, se puede disminuir su intensidad mediante el uso de protector solar, ya que la luz ultravioleta puede empeorar y oscurecer este aumento de melanina.

En la piel del cuerpo, también se presenta mayor pigmentación en la zona alrededor de las aréolas mamarias y en la línea del abdomen. Asimismo, pueden aparecer lunares nuevos o crecimiento de los ya existentes.

Uñas y pelo: alimentación balanceada
Durante el embarazo, las uñas pueden volverse más frágiles si se existe un déficit de calcio u otros minerales. Por eso es importante mantener una alimentación balanceada y, si es necesario, utilizar suplementos de fierro, calcio y vitaminas.

En tanto, en el postparto, se suele producir caída difusa del pelo, especialmente si hubo algún grado de anemia durante el embarazo, pero si no hay otras causas asociadas, el cabello comienza a recuperarse a partir de los seis meses.

Estrías y celulitis: peso controlado
En el embarazo, es posible que aparezcan estrías, debido a los cambios hormonales sumados al estiramiento de la piel por el aumento del peso corporal, lo que lleva a que se rompan las fibras elásticas, sobre todo en mamas, caderas, abdomen y muslos. Sin embargo, esto depende mucho de la predisposición genética que tenga cada persona a desarrollar este tipo de lesiones, ya que hay algunas con más tendencia que otras.

También es posible que aumente la celulitis, ya que al crecer, el útero produce compresión y dificulta el drenaje linfático. También puede haber edema si hay retención de líquido.

En estos casos, la recomendación es tener un aumento controlado de peso, mantener una alimentación equilibrada, hidratar diariamente la piel y usar cremas con centella asiática en el cuerpo para mejorar la elasticidad de la piel.

Acné: limpiar el rostro diariamente
Durante el embarazo es probable que se presente acné, debido a la estimulación en la actividad de las glándulas sebáceas de la piel por los cambios hormonales, lo que se traduce en la aparición de puntos negros y espinillas. La erupción suele ocurrir en las zonas corporales de mayor producción sebácea, es decir, cara, pecho y dorso alto.

Si bien cualquier mujer puede sufrir de acné durante el embarazo, en general se presenta en quienes han padecido de esta afección en la adolescencia. Afortunadamente, no es una manifestación frecuente y en algunos casos hay una mejoría a medida que avanza el embarazo.

Para prevenir, es recomendable limpiar el rostro diariamente. Se debe tener cuidado en la selección de productos para el acné durante el embarazo, es importante consultar con el especialista, ya que no es posible usar todas las cremas y medicamentos que normalmente se utilizan para este tratamiento, porque están contraindicadas para la salud del feto.

Este artículo se realizó con la colaboración de la doctora Bernardita Lorca, dermatóloga de Clínica Alemana.