Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Rinoconjuntivitis alérgica: la clave es prepararse con anticipación

Rinoconjuntivitis alérgica: la clave es prepararse con anticipación

12/08/2015
2 min lectura

Compartir en:

Pronto la primavera volverá a mostrarse en todo su esplendor. Árboles, pastos y malezas adornarán la ciudad y también darán inicio a una nueva temporada de alergias, ya que cada vez son más las personas cuyo sistema inmune reacciona violentamente ante la presencia de alérgenos típicos de esta época, como el polen de plantas.

La manifestación más típica es la rinoconjuntivitis alérgica (RCA), también conocida como fiebre del heno o alergia estacional. Se presenta con picazón en la nariz, ojos, oídos, garganta, piel , además de mucosidad nasal, estornudos, congestión nasal, ojos llorosos e, incluso disminución del gusto y olfato,

La doctora Lorena Jiusán, inmunóloga de Clínica Alemana, explica que la forma de presentación de las alergias va cambiando con la edad (marcha alérgica). “Si bien en la infancia lo más común es la alergia alimentaria y dermatitis atópica en la adolescencia y adultez la principal manifestación suele ser la rinoconjuntivitis alérgica, que de acuerdo a la literatura internacional, afecta entre el 20 y 30% de la población general”, precisa la especialista.

El diagnóstico de esta enfermedad es clínico, es decir, se basa en la historia del paciente y el examen físico, y puede complementarse con un examen llamado test cutáneo a inhalantes, que busca anticuerpos y mide sensibilización a alérgenos como pólenes de , árboles, pastos, malezas, hongos, , ácaro del polvo de habitación, epitelios de animales, entre otros.

Tratar esta afección es fundamental porque de lo contrario las vías respiratorias quedan más expuestas a sufrir una sobreinfección viral o bacteriana que se manifieste por sinusitis, otitis, bronquitis y neumonía.

La persona con rinoconjuntivitis se enferma con más frecuencia, porque tiene dañada la primera barrera natural, la mucosa nasal, que es un mecanismo de inmunidad innata.

“La persona con rinoconjuntivitis se enferma con más frecuencia, porque tiene dañada la primera barrera natural, la mucosa nasal, que es un mecanismo de inmunidad innata”, explica la doctora Jiusán.

A largo plazo, la principal consecuencia de no tratar esta patología es el desarrollo de asma bronquial, enfermedad crónica que provoca inflamación y estrechamiento de las vías que conducen el aire a los pulmones y que afecta a unos 235 millones de personas en el mundo, de acuerdo a cifras publicadas en 2013 por la Organización Mundial de la Salud, OMS. ”Con el tiempo se estima que un tercio de los riníticos alérgicos desarrollará asma bronquial, lo que está generalmente mediado por la herencia”, precisa.

¿Cómo tratarla?

Existen medicamentos, como los antihistamínicos y corticoides inhalados, que ayudan a combatir los síntomas, pero no terminan con la enfermedad.

Sin embargo, hay otra alternativa orientada potencialmente a curar la rinitis, la inmunoterapia. Esta consiste en administrar vacunas que pueden ser subcutáneas (se ponen una vez al mes) o sublingual, las que deben ser usadas diariamente. En ambos casos, el tratamiento tiene una duración de entre tres y cinco años.

La doctora Jiusán sostiene que con esta terapia se logran disminuir los síntomas, reducir los medicamentos, prevenir nuevas alergias y evitar el desarrollo del asma bronquial.

“Es una tratamiento útil para un grupo seleccionado de pacientes. No es recomendable para personas que son alérgicas a todo, polisensibilizados, ya que en estos casos no tiene tanta efectividad ni en aquellos que sufren asma severo, precisa la doctora Jiusán.

Quienes sufren de rinitis deben iniciar el tratamiento con anticipación, antes de que empiecen las crisis, de manera de estar preparados para enfrentar la llegada de la primavera.