Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Embarazo: la importancia de cuidar la salud bucal

Embarazo: la importancia de cuidar la salud bucal

14/09/2016
1 min lectura

Compartir en:

Durante el embarazo, todo el organismo sufre variaciones y la boca no está ajena a este proceso, dado que hay una serie de cambios hormonales que afectan la salud de dientes y encías.

El odontólogo de Clínica Alemana, Diego Jiménez, afirma que durante esta etapa de la vida, la mujer tiene más probabilidades de desarrollar gingivitis, que es una condición precursora de enfermedad periodontal y que consiste en la inflamación e infección de las encías, lo que las hace más sensibles a los efectos perjudiciales de la placa bacteriana, que se forma permanentemente sobre los dientes.

Durante el embarazo, se recomienda visitar al odontólogo desde el principio.

Asimismo, el doctor Julio Astudillo, ginecólogo jefe de la Unidad de Medicina Perinatal de Clínica Alemana, explica que existen estudios que hablan de una asociación entre enfermedad periodontal y parto prematuro, sin embargo, esto no está completamente comprobado. De todas formas –precisa el especialista– es conveniente que las embarazadas se realicen controles odontológicos de manera de prevenir cualquier patología, ya que durante el proceso de gestación la salud integral de la madre siempre es importante para lograr un buen embarazo.

Principales Medidas

Para prevenir, se deben considerar algunas recomendaciones básicas, sobre todo cuando existen antecedentes previos de enfermedad periodontal, ya que esto aumenta el riesgo de desarrollar más problemas en las encías durante el embarazo.

Lo primero que se debe tener presente es la importancia de realizar diariamente una adecuada higiene de la cavidad oral en general, cepillando los dientes siempre después de cada comida, además de usar seda dental, al menos una vez al día.

“Como las encías están más sensibles, hay que hacerlo con delicadeza, con un cepillo de cerdas suaves y un dentífrico adecuado”, explica el Dr. Jiménez.

Asimismo, se debe restringir el consumo de dulces, ya que las galletas, pasteles y bebidas, entre otros, contribuyen al aumento y acumulación de placa bacteriana, enfermedad de las encías y aparición de caries.

Por último, durante el embarazo, se recomienda visitar al odontólogo desde el principio y, durante los meses siguientes, realizarse controles periódicos. “Normalmente, una persona debe someterse a una evaluación cada seis meses, pero en el caso de las embarazadas, estos chequeos tienen que realizarse cada tres a cuatro meses, dependiendo de la condición gingival en que la paciente se encuentre”, explica el odontólogo.

Servicio de Odontología

Departamento de Ginecología