Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Este 3 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma

Este 3 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma

30/04/2016
2 min lectura

Compartir en:

El asma consiste en la obstrucción variable de los bronquios por una inflamación que causa dificultad relativa para respirar, tos con secreciones y silbidos en el pecho. Es una patología respiratoria crónica tratable, pero en casos graves puede ser mortal.

Para crear conciencia de esta enfermedad, la Global Initiative for Asthma (GINA) celebra cada primer martes de mayo, el Día Mundial del Asma, con el fin de mejorar el conocimiento y cuidado de esta patología. Desde el 2007, el lema ha sido 'Puedes controlar tu asma' y busca animar a los pacientes y sus familias a que tomen el control en el cuidado de esta patología.

El doctor Rodrigo Soto, médico broncopulmonar de Clínica Alemana, afirma que 'se estima que hay 300 millones de asmáticos en el mundo. En Chile, la cantidad es cercana al 2% de la población'. Esto no se debe necesariamente a un aumento de su frecuencia, sino que a un mayor diagnóstico.

Esta inflamación y constricción de los bronquios suele depender estrechamente de alergia a sustancias inhalantes como polen, polvo doméstico, hongos y pelo o caspa de animales, particularmente en gente joven. Los afectados también responden exageradamente a estímulos físicos como el frío, olores penetrantes, risa y ejercicio.

Terapia a largo plazo

Esta patología, que afecta a todas las edades, requiere un diagnóstico adecuado y una terapia a largo plazo. “El asmático suele sentir que basta con tener un inhalador cualquiera y usarlo ante la aparición de síntomas, lo cual es insuficiente y hasta riesgoso. En cambio, la terapia de estabilización o control del asma bien llevada, le permite enfrentar más protegido situaciones que pueden desencadenar crisis, tales como resfríos y gripes, ejercicio, aire frío y aumento de la polución ambiental, entre otros”, dice el doctor Soto.

Esta patología, que afecta a todas las edades, requiere un diagnóstico adecuado y una terapia a largo plazo.
Para tratar el asma, el especialista asegura que, además de un diagnóstico concreto y preciso, es clave tener una valoración de cuánta terapia necesita cada persona para lograr la estabilización en el tiempo. Con este objetivo, habitualmente, se utilizan inhaladores en base a corticoesteroides inhalatorios no absorbibles -los que en general no tienen efectos adversos relevantes-, más broncodilatadores beta adrenérgicos de acción prolongada.

A esta terapia de base se puede agregar un inhalador broncodilatador de acción rápida y breve, pero solo como fármaco 'de rescate' para uso esporádico.

Es muy importante, también, evaluar el componente alérgico de cada paciente, el cual está presente en, al menos, dos tercios de los asmáticos jóvenes y en una tercera parte de aquellos que debutan mayores con el asma. Así, se puede evitar la exposición a alérgenos y, eventualmente, realizar terapias de desensibilización.

Como medidas preventivas generales, están la vacunación antiinfluenza, ajustar el manejo ambiental, controlar la tenencia de mascotas y el tipo de calefacción, mantener un adecuado peso corporal y practicar actividad física, entre otros.

Tratamiento para casos de asma grave

En pacientes que no logran estabilidad con las terapias completas en altas dosis, se pueden aplicar dos tratamientos: la terapia biológica anti IgE y la termoplastía bronquial endoscópica. Ambos requieren un trabajo de selección de cada caso.