Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Hipotiroidismo en el embarazo: la clave es tratarlo a tiempo

Hipotiroidismo en el embarazo: la clave es tratarlo a tiempo

14/05/2016
1 min lectura

Compartir en:

Normalmente, durante el embarazo, aumentan los requerimientos de las hormonas generadas por la tiroides, una glándula ubicada en la parte anterior del cuello, bajo la manzana de Adán. Por eso, aquellas mujeres que ya tienen antecedentes previos de alteraciones leves en el funcionamiento de esta glándula y no son capaces de elevar la producción, pueden desarrollar hipotiroidismo.

El doctor Rubén Marchant, ginecólogo de la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica Alemana, explica que las enfermedades tiroideas están entre las condiciones médicas más comunes durante el embarazo.

Las manifestaciones del hipotiroidismo pueden confundirse con los cambios propios del embarazo.

Las manifestaciones del hipotiroidismo clínico pueden confundirse con los cambios propios del embarazo normal, como alza de peso, cansancio, caída del cabello, constipación, piel seca y retención de líquidos, por lo que es importante que el obstetra tratante solicite exámenes pertinentes cuando corresponda, para descartar esta posibilidad.

En qué consiste el tratamiento

La doctora Soledad Velasco, endocrinóloga del Centro de Tiroides de Clínica Alemana, explica que esta enfermedad debe manejarse en forma precoz con suplemento de hormonas tiroideas. La dosis es variable en cada paciente, por lo que es necesario realizar controles periódicos con el médico.

Ambos especialistas destacan la importancia de tratar adecuadamente el hipotiroidismo en el embarazo, ya que esta enfermedad aumenta los riesgos de hipertensión, aborto, parto prematuro y recién nacidos de bajo peso.

A su vez, las hormonas tiroideas son importantes para el desarrollo neurocognitivo del feto, por lo que un déficit puede llevar a trastornos de aprendizaje y menor coeficiente intelectual en diferentes grados.

Respecto al tipo de tratamiento, la doctora Velasco precisa que “este se realiza con levotiroxina, hormona que es idéntica a la producida por la tiroides, por lo tanto, no es una sustancia diferente a la que la sangre materna normalmente debe tener y, por consiguiente, no produce problemas en el feto ni en la madre si se toma en la dosis adecuada y supervisada por un especialista”.

Centro de Tiroides

Departamento de Ginecología