Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

La directa relación entre tabaco y enfermedad pulmonar obstructiva crónica

La directa relación entre tabaco y enfermedad pulmonar obstructiva crónica

13/11/2016
1 min lectura

Compartir en:

Conocida como la 'tos del fumador', la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) va mucho más allá, pudiendo ser mortal. Consiste en la suma de dos patologías progresivas y prácticamente irreversiblesque dificultan la circulación de aire: el enfisema pulmonar y la bronquitis crónica. Según la Organización Mundial de la Salud, el año 2012, la EPOC causó la muerte de más de tres millones de personas en el mundo.

Para dar a conocer esta enfermedad y sus medidas de prevención, cada 16 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, organizado por la Iniciativa Global para la EPOC.

Una grave enfermedad prevenible

Esta patología se caracteriza por dos síntomas: tos, que suele ser crónica y con mucosidades matinales en la mayoría de los casos, y disnea o cansancio. En algunas personas también se da la sensación de pecho apretado y ahogo, acompañados de sibilancias, debido a la obstrucción pulmonar.

El principal culpable de la EPOC es el tabaco, incluso en fumadores pasivos, ya que el 90% de los casos diagnosticados es secundario al cigarrillo. Esto se debe a que las partículas nocivas o gases tóxicos que se inhalan producen una respuesta inflamatoria anormal, la que termina causando lesiones irreversibles en la vía aérea y en los pulmones.

Esto es muy preocupante para el país, ya que de acuerdo al Ministerio de Salud, en Chile:

- Más del 40% de los mayores de 15 años son fumadores.

- 45 personas mueren al día por el cigarrillo.

- Alrededor de 20 mil personas enferman de EPOC cada año.

- Más de 4.500 chilenos mueren a causa de esta patología.

Por eso es aconsejable que todo fumador que presente algunos de los síntomas descritos (tos y cansancio) por un tiempo prolongado, acuda a un especialista.

Tratamientos

La EPOC no tiene cura, pero sí se puede enlentecer su progresión y, para eso, es primordial dejar de fumar.

Entre los tratamientos aplicados, están:

- Dejar de fumar: la medida más importante

- Uso de broncodilatadores, lo que disminuye la obstrucción bornquial.

- Realización de un programa de rehabilitación respiratoria para sacar el máximo provecho a la capacidad respiratoria y muscular.

- Utilización de oxígeno para disminuir el cansancio, en casos severos.

- Trasplante pulmonar, en casos aún más graves.

- Instalación de válvulas endobronquiales y coils (o alambres) para pacientes con determinados subtipos de enfisema pulmonar. Ambos procedimientos se realizan con broncoscopía, en la Unidad de Neumología Intervencionista.

Este artículo fue realizado con la colaboración del Dr. Hernán Cabello, jefe del Servicio de Enfermedades Respiratorias de Clínica Alemana.

Equipo de Broncopulmonares