Rescate

(+56) 22910 9911

Mesa Central

(+56) 22210 1111

Verano: cuidados con los invitados indeseables

Verano: cuidados con los invitados indeseables

03/01/2016
2 min lectura

Compartir en:

En general, las picaduras de insectos y mordeduras de arañas no son graves, pueden inflamarse un poco, perocon el uso de antihistamínicos por unos días mejoran. Sin embargo, a veces pueden tener algunas complicaciones, a las que hay que estar atentos, como infección, reacciones alérgicas importantes o envenenamiento por veneno de araña.

En Chile, durante los meses de verano, son habituales las picaduras de abeja y zancudo, y las mordeduras de arañas, entre otros.

En Chile, durante los meses de verano, son habituales las picaduras de abeja y zancudo, y las mordeduras de arañas, entre otros. ¿Qué hacer en cada caso?

Abeja

Lo primero que uno debe hacer es extraer el aguijón, ojalá sin reventarlo ni romperlo. La mejor manera de hacerloes presionar hacia la zona donde está, pero sin tomarlo, debe desprenderse solo. Luego, hay quelavar bien el área con agua y jabón.

Después, se debe aplicar hielo para aliviar el enrojecimiento y dolor. Si se produce gran hinchazón, consumir algún antialérgico, indicado en un servicio de urgencia. En ciertos casos, puede dar shock anafiláctico, una respuesta sistémica que se extienden a lo largo del cuerpo y que puede ser de extrema gravedad. Es la reacción alérgica más grave por picadura de abeja. En esos casos, la atención inmediata en un servicio de urgencia es fundamental. Si una persona ya la ha presentado anteriormente, debería irse de vacaciones con un antialérgico y un autoinyector de adrenalina siempre.

Para evitar esta picadura, se recomienda el uso de zapatos al estar en el pasto, sacudir la ropa que se ha dejado sobre este antes de ponérsela, y no acercarse a lugares donde haya muchos de estos insectos, sobre todo a sus panales. También se aconseja evitar la manipulación de comida y frutas al aire libre en lugares con abejas.

Zancudo

Su picadura contiene saliva con proteínas antigénicas, las que provocan alergia y la posterior inflamación. Puede manifestarse como un granito pequeño, una roncha o una ampolla. Un adulto llega a hacerse tolerante a las picaduras de zancudos si es que ha estado expuesto desde la niñez al mismo tipo de proteínas salivales, pero si es atacado por un tipo diferente de mosquito, no tiene la misma resistencia.

Si bien las picaduras de zancudos no son peligrosas, no hay que descuidarlas por si se produce una reacción grave que necesite el uso de antihistamínicos. Es importante tratar de no rascarse para evitar infecciones cutáneas.

Para evitarlos, es recomendable usar repelentes, poner mosquiteros en las ventanas y utilizar insecticidas en las habitaciones, especialmente en las noches.

Araña de rincón

En verano, los ataques de araña más frecuentes son los producidos por la de rincón, denominada científicamente Loxosceles laeta. Esta mide alrededor de 1 cm. de longitud, es café parda, solitaria yvive y caza aislada de sus congéneres. Su hábitat es intradomiciliario, especialmente, rincones altos y sombríos de las habitaciones, detrás de los cuadros, muebles, bodegas, entretechos y roperos.

Su mordedura se puede reconocer por un dolor fuerte, necrosis (se ennegrece la piel alrededor) y picazón intensa. Inmediatamente, se debe poner algo frío en la zona de la lesión, ya que esto inhibe la toxina y disminuye su propagación. En las primeras 24 a 48 horas de evolución, se forma una placa violácea con zonas isquémicas pálidas y áreas hemorrágicas.

En los casos más graves, el veneno inoculado se difunde a distancia provocando hemorragias y edema en riñón, hígado, cerebro y tubo digestivo, por lo que la persona debe ser hospitalizada en una unidad de cuidados intensivos. Es importante tratar de atraparla para corroborar que se trata de una araña de rincón.

Para evitar el contacto con estos arácnidos, es fundamental el correcto aseo de las casas para eliminar telas y refugios, sacudir la ropa y los zapatos antes de ponérselos, sobre todo si no se han utilizado en un tiempo, y también las toallas del baño.

Este artículo se realizó con la colaboración del doctor José Retamal, urgenciólogo de Clínica Alemana.